• Los 9 alimentos más caros del mundo

    A veces pensamos que unos percebes, cigalas o cualquier otro producto que nos venga a la cabeza es caro, pero no nos hemos parado a pensar en que en el mundo hay gente que pierde la cabeza pagando una barbaridad por algunos tipos de alimentos.


  • Trufa blanca

    La cocina Europea se deleita con su inconfundible aroma y sabor. Crecen bajo tierra y se usan perros y cerdos para encontrarlas. Cuestan desde 3000 hasta 6000 euros el kilo. Un manjar inigualable. La pasta con una lascas de trufa blanca es uno de los platos donde más se aprecia su sabor.

    Sandia Densuke

    Esta sandia la podemos encontrar solo en la isla japonesa de Hokkaido y solo se pueden degustar 10.000 unidades al año. Es una sandía negra con su interior en rosa, dicen que una de las mejores frutas que se puede probar. En Japón se regalan y es una muestra de poder adquisitivo, pueden llegar a costar 300 euros por unidad.

    Buey de kobe

    Estas vacas viene de una raza originaria de Kobe, Japón. Esta raza tiene una alta tendencia genética a vetear su carne, esto es la cantidad de grasa que podemos encontrar en la carne. Cuanta más vetas encontremos en su carne, mejor será su calidad. El Wagyu es sometido a una dieta que incluye cerveza y sake lo que, dicen, le da un mejor sabor a la carne (algunas webs lo desmieten y otras lo afirman… ¿será verdad o simplemente estrategia de marketing para vender más?). Puede llegar a costar entre 700 y 900 euros el kilo.

    El queso Pule

    El queso pule es el reconocido queso más caro del mundo. Se produce solo en la reserva natural de Zasavica, en el norte de Belgrado, en una ciudad llamada Sremska Mitrovica. La rareza de este queso viene de que la leche con la que se produce, se obtiene de una especie rara de burros que solo se encuentran en esa zona. Un solo litro de su leche cuesta alrededor de 45 euros. Para obtener un kilo de este queso Pule se necesitan unos 25-30 litros de esta leche, de ahí que el precio final de este queso pueda superar los 1000€ el kilo.

    Azafrán de la Mancha

    Como no vamos a conocer uno de nuestros ingredientes estrella de nuestra gastronomía. Su alto precio se debe a que su recogida es manual de verdad, imposible realizar con maquinaria. Son los pistilos de una flor que se recoge a mano, cada flor tiene solo 3 y por ello es difícil acumular grandes cantidades, de ahí que el kilo de azafrán pueda alcanzar fácilmente los 3000 euros.

    Caviar Almas

    Hay bastantes tipos de caviar pero este podemos decir que es el más caro del mundo. Se trata del caviar Almas que, en ruso, significa “diamante”. Proviene del esturión Beluga, pero este tiene la particularidad de que estos esturiones son albinos y solo podemos encontrarlos en el Mar Caspio. Sus huevas se distinguen por tener un color muy claro, tirando a oro. Para que os hagáis una idea se vende en latas de oro de 24 kilates. Lo podemos conseguir en pocos sitios del mundo, y su precio ronda entre los 15.000 y 25.000 euros el kilo.

    Café kopi luwak o Café de civeta

    Este café es el más caro del mundo. Su peculiaridad reside en que los granos de café tienen que pasar por un proceso un poco “difícil de digerir” (nunca mejor dicho) El proceso comienza con la civeta comiendo estos granos de café, este animal no digieres los granos, los expulsa enteros en sus deposiciones. Estos granos se limpian y se tuestan para hacer el café más caro del mundo. Puede llegar a costar el kilo unos 900€.

    Setas matsutake

    Esta seta la podemos encontrar en varios países pero las verdaderamente caras son las provenientes de Japón. A veces un único ejemplar puede costar hasta 20 euros y tranquilamente puede llegar a 2000 euros el kilo debido a su escasez en Japón.

    Melón Rey Yubari

    Estos melones proceden de la isla de Hoakkido en Japón. Yubari King son unos melones que se crearon en 1961 mediante un cruce de frutos. Se crían en invernaderos y como ocurre en este tipo de productos los primeros se subastan. En 2013 se vendieron los primeros a 4.800 euros el kilo, aunque se dice que puede llegar a los 6000 € el kilo.

    Ayúdanos a seguir curioseando.

    Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!