• Gran hermano

    En Alemania, una edición duró 363 días, en Holanda, una participante dio a luz durante su estancia en la casa y en Polonia un concursante tuvo que ser ingresado en un psiquiátrico.

  • En la novena edición de Gran Hermano en España, el reality sorprendía a los televidentes con la entrada de dos gemelas, una concursante transexual y dos hermanas que no se conocían.

    En Alemania, la edición de 2004 duró nada más y nada menos que 363 días. El programa se llamó Big Brother: Das Dorf (Gran hermano: El pueblo) y fue desarrollado en una pequeña villa artificial donde había una iglesia, un supermercado, tres casas, tres áreas de trabajo (una granja, un taller y una factoría de textil), una plaza, una discoteca y un gimnasio. Toda una convivencia.

    Ese mismo año, el fenómeno Gran Hermano llegó a Arabia no sin polémica. El formato se adaptó a las costumbres árabes y la casa introdujo por primera vez una estancia para rezar y separó las habitaciones para hombres y mujeres. Las continuas críticas hicieron que los productores del programa decidieran cancelar el show, convirtiendo esta edición en la más corta de todos los Gran Hermano.

    Pero una de las peculiaridades que más llaman la atención fue la introducción en la cuarta edición griega de GH de las madres de los participantes. Las madres no optaban a ningún premio pero acompañarían a sus hijos hasta que fuesen eliminados. Sin embargo, la audiencia no fue la deseada por los productores y el programa retornó a su formato tradicional a mitad de concurso.

    Italia también introdujo familiares en su octava edición y hasta cinco miembros de una misma familia compitieron por el premio final. En Francia, la tercera edición fue ganada por unas trillizas.

    En España, durante la primera edición, un participante intentó introducir información del exterior en la casa y un activista político intentó lanzar su mensaje durante una gala.

    En Francia, la casa fue sitiada tres veces en una semana por un grupo de activistas contrarios a la telebasura y la policía se vio obligada a intervenir utilizando gases lacrimógenos.

    Por otra parte, en Reino Unido la cosa fue más lejos aún, y los participantes de la cuarta edición tuvieron que ser desalojados de la casa por un aviso de bomba. Pero no fueron los únicos participantes en ser evacuados de la casa.

    En 2005, los concursantes de Big Brother Australia también tuvieron que ser evacuados debido a un incendio en la sauna.

    Gran Hermano ha sido un fiel reflejo de la realidad y ni los embarazos ni los partos han escapado a su universo. En Dinamarca, en la edición de 2003 una de las participantes se quedó embarazada durante el "encierro"; mientras que en la edición holandesa de Big Brother de 2005, una concursante dio a luz dentro de la casa, lo que fue objeto de un intenso debate en el país. El bebé era filmado dos horas al día durante ocho días.

    En Polonia, un concursante enloqueció durante su estancia en la casa y fue necesario ponerle una camisa de fuerza para después trasladarlo a un hospital psiquiátrico. El joven se subió al techo de la casa en calzoncillos diciendo que nadie le sacaría de allí.

    En Suecia y Dinamarca hubo una edición de Gran Hermano donde participaron varios concursantes de reality shows, incluyendo Gran Hermano. Y en Bélgica y EEUU hubo un Big Brother donde todos los participantes eran ex-concursantes.

    Habrá que esperar para ver cómo será la nueva edición de Gran hermano que pondrá al aire en el verano Telefe pero, seguramente, algo van a hacer para sorprender a los televidentes.



    Arístides Alonso pagó casi 70.000 euros por entrar a la edición 12+1 de Gran Hermano y fue expulsado tan solo una semana después. Una de las novedades de esta edición fue poner a disposición pública una plaza para entrar en el concurso a través de eBay. La puja la ganó este criador de perros, que pagó 69.100 euros, dinero que iría destinado a Cruz Roja. El vasco partía como favorito, pero una serie de errores dentro de la casa lo pusieron en el punto de mira de sus compañeros. Encima, para colmo, al llegar a plató Mercedes Milá no tuvo piedad alguna y le echó la bronca de su vida. Al pobre le costó 10.000 euros la jornada en Guadalix.


    Síguenos en Facebook.

    Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

    Ayúdanos a seguir curioseando.

    Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!



    Otras Curiosidades