• Einstein

    Curiosidades de una de las mentes más brillantes de la historia.

  • La vela era necesaria.
    Aunque mucha gente piensa que Einstein se la pasaba encerrado y totalmente absorto en sus investigaciones, la verdad es que también disfrutaba bastante de sus días al aire libre navegando con velero. Él se enamoró de la práctica cuando asistió a la universidad en el Instituto Politécnico de Zurich, Suiza.


    El cerebro del genio
    Cuando Einstein murió en 1955, su cuerpo fue incinerado y sus cenizas esparcidas. Sin embargo, antes de que su cuerpo sufriera este proceso, el patólogo Thomas Harvey, del hospital Princeton, realizó una autopsia en la que retiró el cerebro de Einstein y decidió mantenerlo para su estudio.

    Sin embargo, Harvey no estaba autorizado para realiza este acto y, poco después, fue despedido de su puesto en la Universidad de Princeton por negarse a devolver el cerebro del científico. Pasó más de 40 años con el cerebro, y no fue sino hasta 1998 que Harvey regresó el órgano al Hospital de Princeton.


    Einstein y su violín
    La madre de Einstein, Pauline, era un pianista y quería que su hijo también amara la música. Para esto, lo colocó en clases de violín a los seis años de edad. Sin embargo, el niño, que sería uno de los futuros genios de la humanidad, parecía no disfrutar mucho de la modalidad musical hasta el día en que escuchó una canción de Mozart y la adoró.

    Con esta motivación, Einstein pasó a practicar con más pasión y el violín se convirtió en parte de su vida, una de sus aficiones hasta el final de sus días.


    Presidencia de Israel
    Unos días más tarde de que el primer presidente de Israel, Chaim Weizmann falleciera el 9 de noviembre de 1952, Einstein fue cuestionado sobre si aceptaría la posición de ser el segundo presidente de ese país.

    Einstein, entonces de 73 años, modestamente declinó la oferta. En su carta oficial de rechazo, Einstein dijo que no sólo carecía de la aptitud física y la experiencia para tratar de manera adecuada con la gente, también mencionó que se estaba haciendo viejo.


    Sin calcetines
    En los cajones de Einstein, difícilmente se llegarían a encontrar un par de calcetines. Eso es porque, además de su pelo despeinado, una de las costumbres peculiares de Einstein fue que rara vez utilizaba estas prendas.


    La brújula fascinante
    Tal vez toda la pasión de Einstein por la ciencia comenzó con una brújula. Cuando el genio tenía cinco años y estaba enfermo en la cama, su padre le mostró una brújula de bolsillo sencilla. Einstein quedó fascinado por el objeto y muy intrigado con el funcionamiento de la misma, hecho que ha sido considerado por muchos como el inicio de su fascinación por la ciencia.


    El frigorífico de Einstein.
    Además de físico teórico, Einstein fue inventor. Una de sus creaciones más interesantes fue un tipo de refrigerador, que decidió fabricar después de escuchar que una familia que vivía en Berlín había muerto al romperse el precinto del refrigerador de la casa y desprender todos sus gases tóxicos. Einstein quería que el nuevo no tuviera partes que pudieran romperse, que fuera más seguro, eliminando la bomba usada para comprimir el refrigerante. Y creó la bomba Einstein-Szilard basada en electromagnetismo. Además era silenciosos y a prueba de emisiones..

    El frigorífico funcionaba con gas de etanol y fue patentado en 1926, pero nunca entró en producción porque la nueva tecnología se había convertido en innecesaria. Einstein inventó el refrigerador porque leyó acerca de una familia que había sido envenenada por un modelo que funcionaba con dióxido de azufre.


    Fumador empedernido
    En una época en que el cigarrillo era totalmente aceptable y nadie sabía de sus riesgos para la salud, como mucha gente, Einstein también amaba fumar cigarrillo y habanos, incluso solía consumir tabaco desde una pipa.


    Se casó con una prima

    Después de que Einstein se separara de su primera esposa, Mileva Maric, en 1919, se casó con su prima Elsa Loewenthal, con quien ya tenía una relación desde hacía algunos años. Y su parentesco no era de segundo o tercer grado, ¡no! Eran primos hermanos porque sus madres eran hermanas, además de eso, el padre de Albert y de Elsa eran primos.


    Tuvo una hija ilegítima
    En 1901, antes de que Albert Einstein y Mileva Maric se casaran, ella se embarazó cuando aún eran amantes en la universidad. En esa época, los hijos ilegítimos (de personas que no estaban casadas) no eran aceptados por la sociedad.

    Por otra parte, Einstein no tenía dinero para casarse con Maric y sustentar a la niña. Por estas razones, Maric volvió a casa de su familia y la niña fue escondida de todo y de todos. El hecho de la existencia de la niña llamada Lieserl fue descubierto en 1987, cuando se encontraron algunas cartas entre Einstein y su primera esposa.

    Aunque se sabe que Einstein sabía sobre esa niña, poco se sabe acerca de lo que pasó con ella. Se cree que Lieserl murió después de sufrir fiebre escarlatina a una edad temprana, o incluso que fue dada en adopción. Años más tarde, la pareja tuvo dos hijos más después del matrimonio, Hans y Eduard.


    La última misiva
    La última carta que escribió Einstein, con fecha del 11 de abril de 1955, estaba dirigida al filósofo y matemático Bertrand Russell para aceptar la forma final del documento posteriormente conocido como el "Manifiesto Russell-Einstein", en que se llamaba a una conferencia para estudiar los peligros de la carrera armamentista y advertían que existía "un peligro muy real de exterminación de la raza humana por el polvo y la lluvia de las nubes radioactivas" y que la única "esperanza para la humanidad es evitar la guerra".


    Cómo se fríe un huevo
    Un periodista le preguntó a Einstein”¿Me puede Ud. explicar la Ley de la Relatividad?” y Einstein le contestó “¿Me puede Ud. explicar cómo se fríe un huevo?”.

    El periodista lo miró extrañado y le contesta “Pues, sí, sí que puedo”, a lo cual Einstein replicó “Bueno, pues hágalo, pero imaginando que yo no sé lo que es un huevo, ni una sartén, ni el aceite, ni el fuego.


    Marilyn Monroe
    En una reunión social Marilyn Monroe se cruzó con Albert Einstein, ella le sugirió lo siguiente: “Qué dice profesor, deberíamos casarnos y tener un hijo juntos. ¿Se imagina un bebe con mi belleza y su inteligencia?”. Einstein muy seriamente le respondió: “Desafortunadamente temo que el experimento salga a la inversa y terminemos con un hijo con mi belleza y su inteligencia”.


    Síguenos en Facebook.

    Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

    Ayúdanos a seguir curioseando.

    Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!



    Otras Curiosidades