• Dracula

    Curiosidades de la leyenda del conde Drácula.

  • La historia real nos dice que Vlad el Empalador (en rumano: Vlad Tepes) gobernó Valaquia, una provincia de Rumania, tres veces en el siglo XV. Nació en el invierno de 1431, en la ciudad fortificada de Sighișoara (Rumania). Su padre, Vlad Dracul, en esa época nombrado gobernador militar de Transilvania por el emperador Segismundo, había sido admitido a un organismo llamado la Orden del Dragón un año antes. La orden era una secta cuasi militar y religiosa, originalmente creada en 1387 por el Emperador del Sacro Imperio, y sus objetivos principales, llevados a cabo en secreto, eran proteger los intereses del catolicismo y hacer una cruzada contra los turcos.

    La Orden del Dragón, u Ordo Draco, tiene un papel importante en nuestro “Drácula”, aunque no le han prestado mucha atención en la mitología del personaje. Primeramente, proporciona el nombre: Drácula. En rumano, dracul significa dragón – los boyardos de Rumania, que sabían que el padre de Vlad Tepes había sido admitido en la Orden del Dragón, lo llamaron Dracul. Draculea es un diminutivo que significa “hijo de Dracul”. Tanto Vlad Tepes como Bram Stoker más tarde, lo adoptaron.

    La Ordo Draco también le proporcionó a Stoker otro ingrediente teatral que se convertió en un pilar de la cultura popular: Drácula viste una capa negra sobre una prenda roja. Esta era la vestimenta oficial de la orden los viernes o durante la conmemoración de la Pasión de Cristo.

    El propio Vlad el Empalador, llamado así por el castigo que imponía tanto a turcos como a cristianos, fue desde el comienzo una figura contradictoria. Era famoso por la forma en la que le gustaba deshacerse de sus víctimas, pero era igualmente renombrado en su época por la feroz insistencia con la que defendía la honestidad y el orden. Alegaba que empleaba medios brutales para lograr una paz más duradera. Algunos historiadores ponen el acento en su tremenda crueldad; otros sostienen que su crueldad era necesaria. El personaje ha despertado respuestas ambiguas desde entonces, que sin duda es una de las razones por las que continúa fascinándonos.

    Pero lo interesante del libro de Stoker es lo poco que aparece Drácula. Fue solo cuando comenzaron a surgir adaptaciones cinematográficas en el siglo XX que Drácula empezó a adquirir estatus de fenómeno cultural. Hay más de doscientas películas en las que Drácula es el personaje principal y, debido a todas estas adaptaciones, el libro de Stoker nunca dejó de imprimirse. La película Drácula de 1931 de Tod Browning, con Bela Lugosi en el papel principal, está entre las más famosas. Cristopher Lee en la versión de Hammer de 1958 (volvió a interpretar el papel en 1969), el clásico de Francis Ford Coppola de 1992 con Gary Oldman a la cabeza, y ahora Jonathan Rhys Meyers como un industrialista norteamericano, Alexander Grayson, todos enriquecieron el mito. Hubo más de treinta obras de teatro (comenzando por la adaptación del propio Stoker de su novela), además de innumerables series de televisión, historietas, juegos y hasta novelas infantiles. El Conde Contar de “Plaza Sésamo” no existiría sin Vlad Tepes.

    Lo que solo nos deja con una pregunta: ¿por qué? ¿Por qué un hombre basado en un príncipe de Valaquia del siglo XV tiene tanta presencia en la imaginación colectiva, especialmente en la moderna? Es sin duda porque a diferencia de la mayoría de los monstruos o criminales, los vampiros atraen y causan repulsión al mismo tiempo. Vlad Tepes fue igual: un héroe para algunos, un monstruo para otros. Tepes era mucho más que la encarnación del diablo, y todos los mejores Dráculas generan ambigüedad además de terror. Drácula es un hombre que no es lo que parece, y eso mantiene nuestro interés. Sólo hay que ver algunos de los muchos y variados Dráculas que han aparecido con el correr de los años para ver que es un personaje que siempre ha evolucionado, y una leyenda que tiene la capacidad de renacer es una leyenda que perdura.


    Curiosidades

    * Drácula es inmortal y no envejece.

    * Sólo puede morir si le cortan la cabeza o si se quema como resultado de la exposición prolongada a la luz solar directa. Ver un crucifijo es una molestia análoga a la vista del sol. Si toca un crucifijo, se quema como si hubiera tocado metal al rojo vivo.

    * Puede ser puesto en un estado permanente de latencia (pareciendo muerto) si le perforan el corazón con una estaca y esta permanece allí.

    * Su corazón no late. Por sus venas corre una sustancia viscosa color rojo oscuro, cuyas células se ven bajo el microscopio. Si lo hieren, esta sustancia no fluye de su cuerpo.

    * No necesita dormir, pero puede ponerse en un estado de trance meditativo para conservar energía.

    * Debe alimentarse de sangre humana cada varios días, tal vez dos veces por semana. Beber sangre lo rejuvenece y lo repara si está gravemente herido. Raras veces mata a sus víctimas, puede necesitar volver a alimentarse de ellas. Las víctimas que sobreviven un ataque no necesariamente se convierten en vampiros, para ello hace falta un ritual especial.

    * No es inmune a las drogas, los venenos o el alcohol, pero tiene una tolerancia mucho mayor que los humanos. Los venenos le hacen un efecto, pero no lo matan.

    * Su reflexión en el espejo es la de su verdadero ser: Vlad Tepes.

    * Puede moverse con rapidez extraordinaria. Puede estar de pie frente a uno y en un abrir y cerrar de ojos moverse detrás de uno. Es capaz de esquivar balas siempre que su trayectoria no sea justo al centro del cuerpo o le disparen a quemarropa.

    * Su sentido del olfato y su memoria olfativa es similar a la de un perro de caza.

    * Puede ver en casi total oscuridad. También puede ver mucho más lejos que los humanos y con mucho más detalle, pero no puede ver doblando esquinas o a través de los objetos. Tiene sensores ópticos que disciernen visualmente el espectro infrarrojo o térmico.

    * Además de su impresionante poder de observación, su mente procesa la información con mucha mayor velocidad que los humanos. Esto le da la capacidad de casi prever los movimientos de un atacante.

    * Su sentido del oído es muy agudo, igual al de un búho. Es capaz de filtrar los ruidos de fondo mejor que los humanos y puede oír un susurro desde lejos en una habitación en silencio.

    * No puede volar, pero puede saltar como un chimpancé.

    * Es increíblemente fuerte. Sus tejidos son como los de un primate superior no humano, mucho más fuertes que los de los humanos. Puede levantar casi hasta una tonelada de peso y, debido a la fuerza de sus dedos, puede trepar por los muros verticales de edificios de piedra.

    * Sus colmillos caninos aparecen a voluntad cuando va a alimentarse, pero el nivel de traumatismo que sufra la víctima dependerá del hambre o las intenciones de Drácula. Si se alimenta con calma, es capaz de dejar marcas que sólo se discernirían con un examen muy detenido. Su saliva contiene un coagulante natural muy potente, de modo que las heridas que dejan sus colmillos cicatrizan en siete u ocho horas.

    * Aunque tiene un umbral del dolor extraordinariamente elevado, éste no es de origen vampírico sino que le viene de cuando estaba vivo.

    * La única emoción – además del dolor por la pérdida – sobre la cual tiene poco o ningún control es su mal genio. Era así cuando vivía y ahora está exacerbado por la “bestia interior” del vampirismo. Puede sufrir arranques de ira incontrolable.

    * Su paladar es muchísimo más sensible que el de los humanos.


    Síguenos en Facebook.

    Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

    Ayúdanos a seguir curioseando.

    Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!



    Otras Curiosidades