• Curiosidades de Tunez

    Es un país soberano situado en el norte de África, más concretamente en la costa mediterránea. Su forma de gobierno es la república semipresidencialista. Su territorio está organizado en 24 gobernaciones o wilayat. La capital y, a su vez, la ciudad más poblada, es Túnez.

  • Es el país más pequeño del Magreb, ubicado entre las estribaciones orientales de la cordillera montañosa del Atlas y el mar Mediterráneo. La superficie de Túnez es de 165.000 km², con una población estimada en 10,3 millones de habitantes. Aproximadamente el 40% de este país está compuesto por el desierto del Sahara, mientras que el resto es suelo fértil y adecuado para la agricultura; además, tiene 1.300 km de costa. Limita con Argelia al oeste y Libia al sureste.

    La palabra Túnez deriva de Tunis, conocida por los griegos clásicos como Tynes, la capital del actual país de Túnez. El nombre Tunis puede ser atribuido a diversos orígenes. Puede ser asociado con la deidad fenicia Tanith (aka Tunit), o con la expresión berebere ens que significa "caer".

    Como en todo país árabe, se pueden ver túnicas, medinas, camellos y ritos musulmanes que llaman la atención, esa es la parte más común y conocida. Pero hay algunas cosas que todavía no se conocen tanto, como que en Túnez está prohibida la poligamia, la mujer puede pedir el divorcio y vota como cualquier ciudadano, además estudian y se educan en igualdad de condiciones.

    Al igual que Siria, Túnez es un país árabe muy apegado a su cultura, sin embargo, es un país muy liberal, a tal nivel que la mujer tiene la plena potestad de decidir si usar o no el velo islámico.

    Una particular actitud varonil en Túnez, es que los hombres andan de la mano cuando son amigos, siendo este gesto una demostración de amistad nada más, cosa que en Occidente se interpreta como un gesto gay. Hacia el lado sur se encuentra el exquisito desierto del Sahara, que despierta el espíritu aventurero de los visitantes.

    Si por la calle vieran a una pareja, y la mujer lleva las palmas de las manos pintadas de rojo, no crean que se trata de un intento de femicidio o locura, se trata de un modo de manifestar al mundo que esta pareja acaba de contraer nupcias. La pintura roja que es de henna, se aplica en un baile ritual, simbolizando la alegría del evento, aplicándose parte de la pintura en los pies también.

    Un amuleto que se ve bastante, es la mano de Fátima, un pez o un pimiento rojo chico que cuelgan como adornos en casas, autos y como adorno personal también en collares. Este amuleto evita el temido mal de ojo.

    Al morir alguien, los cadáveres se colocan de frente a la Meca, los tunecinos dolientes visten el traje rojo oscuro tradicional.

    Como todo buen país árabe, el regateo es infaltable a la hora de hacer las compras, a tal manera que los vendedores colocan el precio un 10% más caro de lo que cuesta, para que a la hora de que le hagan el regateo no generen pérdidas en el producto.


    Historia

    En el territorio del Túnez actual floreció la ciudad de Cartago, fundada en el siglo VIII a. C. por los fenicios de Tiro. Hacia el siglo VI a.C., Cartago había sojuzgado a las tribus libias y anexionado las antiguas colonias fenicias, controlando de este modo toda la costa del norte de África, desde el océano Atlántico hasta la frontera occidental de Egipto, así como Cerdeña, Malta, las islas Baleares y parte de Sicilia. En el siglo V a.C., el navegante cartaginés Hannón (530-470 a.C.) emprendió un viaje a lo largo de la costa atlántica del norte de África.

    El poder marítimo permitió a los cartagineses extender sus asentamientos y conquistas, formando un imperio disperso dedicado al comercio. Entre sus empresas comerciales destacaban la minería de plata y plomo, la fabricación de camas, una industria maderera en las montañas de la cordillera del Atlas, la fabricación de cerámica, joyería, y la exportación de animales salvajes provenientes de las junglas africanas, del marfil y el oro.

    Cartago estuvo en guerra casi continuamente con Grecia y Roma durante 150 años. Las guerras con los griegos, que comenzaron en el 409 a.C., se produjeron por el dominio de Sicilia, situada aproximadamente a 160 km al norte de Cartago, que formaba un puente natural entre el norte de África y la península Itálica.

    Fue definitivamente conquistada por la República Romana al ser derrotada en las Guerras Púnicas en el siglo II a. C. Cartago fue destruida y la influencia cultural asiática y africana en la actual Túnez fue mermada por la influencia romana. El territorio del Túnez moderno fue administrado casi en su totalidad bajo el nombre de la provincia romana de África, y se convirtió en uno de los graneros de Roma.


    Síguenos en Facebook.

    Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

    Ayúdanos a seguir curioseando.

    Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!



    Otras Curiosidades