• Cinco venenos que nos comemos diariamente

    A pesar de que son venenosos, a pesar de que en determinadas situaciones producen toxinas, la siguiente lista de venenos nos resulta muy suculenta. Hasta el punto de que la mayoría de nosotros la consume a diario. Ya sabéis: lo que no mata, engorda.


  • 1. Chiles

    En todo el mundo se consumen grandes cantidades de chiles. Sin embargo la sustancia que hace que los chiles quemen en la lengua, la capsaicina, puede causar enfermedades e incluso la muerte si se consumen gran cantidad.

    La capsaicina es la misma molécula que hace picante a la guindilla, y se encuentra también en la nuez moscada y en los gases lacrimógenos. Su nombre completo es 8-metil-N-vanillil-6-nonenamida. Se cree que el efecto placentero que produce el picante en muchas personas se debe a la liberación natural de endorfinas que intenta mitigar el dolor.


    2. Manzanas

    Las pepitas de la manzana contienen cianuro. La cantidad de una sola pieza de fruta no mata a nadie, pero no es buena idea comerse estas pepitas como si fueran pipas de giraol, pues la dosis podría ser letal.

    El compuesto que da el color rojo a la manzana, la antocianina, es el mismo que produce el color rojo en rosas, petunias y otras flores. si quieres que tus músculos sean de hierro, come manzanas. Concretamente, el ácido ursólico presente en la manzana. Según revela un estudio del endocrinólogo Christopher Adams, de la Universidad de Iowa, publicado en la revista Cell Metabolism, esta sustancia reduce el desgaste muscular y promueve el crecimiento de los músculos.

    También debéis tener cuidado con las almendras, porque presentan el mismo problema que las manzanas. Todos los almendros producen algunas semillas amargas, más anchas y cortas que las dulces y comestibles. Estas almendras contienen pequeñas dosis de cianuro. Son tan mortales que venderlas es ilegal en algunos lugares.


    3. Tomates

    Las hojas, los tallos y, en menor medida, la carne sin madurar de los tomates contienen toxinas. En grandes cantidades podría causar el coma o la muerte.


    4. Nuez moscada

    Si algún día elaboráis croquetas caseras, echad un poquito de nuez moscada a la mezcla: os garantizo que os saldrán mucho más buenas. Sin embargo, la nuez moscada puede ser peligrosa. Las alucinaciones originadas por consumo de nuez moscada pura no valen la pena: una dosis importante de nuez moscada cruda altera el sistema nervioso y puede causar la muerte.


    5. Guisante indio

    gCultivado en Europa, Asia y África, esta legumbre es muy apreciada porque incluso puede cultivarse en épocas de sequía. Sin embargo, contiene una desagradable neurotoxina y su consumo constante y prolongado puede causar parálisis y daños cerebrales.

    Así es la gastronomía, deliciosa y letal a un tiempo, según las medidas y las condiciones de la ingesta. Como sucede con el pez globo fugu, que mal elaborado puede matar a los comensales; la yuca, un tubérculo que obra como principal fuente de carbohidratos del mundo pero que contiene compuestos de cianuro; o el queso suizo, que podría contener altos niveles de histaminas (producidos por bacterias durante su elaboración) y provocar erupciones y náuseas.


    Síguenos en Facebook.

    Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

    Ayúdanos a seguir curioseando.

    Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!



    Otras Curiosidades

    • random 1

      Impuestos en la antigua Roma

      Curiosos impuestos que en tiempos de la República y el Imperio tuvieron que soportar los romanos.

    • random 1

      Las curiosidades del Titanic

      Curiosidades del hundimiento del titanic que quizás no conozcas.

    • random 1

      ¿Qué es un gusano musical?

      Canciones y fragmentos de melodías que se repiten una y otra vez en la cabeza sin que podamos despegarnos de ellas. Esto es algo muy común y a todos nos ha sucedido alguna vez.

    • random 1

      El azucar

      Se denomina azúcar, en el uso más extendido de la palabra, a la sacarosa, cuya fórmula química es C12H22O11, también llamada «azúcar común».