“Siento más presión hablando para 300 personas que jugando ante 90.000 en un estadio”


Debutó en el primer equipo del Barcelona el 18 de agosto de 1998, de la mano del entrenador Louis Van Gaal, en el partido de la Supercopa de España ante el Real Mallorca. Ese día fue titular y marcó un gol. En la temporada 1998-1999 fue alternando sus actuaciones con el F. C. Barcelona B y con el primer equipo. Debutó en la Primera División de España el 3 de octubre de 1998 en el partido Valencia CF 1 - 3 F. C. Barcelona. Pese a sus intermitentes intervenciones con los mayores, fue decisivo para que el F. C. Barcelona se proclamase campeón de la Liga española de fútbol, al marcar un gol en el campo del Valladolid que valió la victoria (0-1): el F. C. Barcelona era décimo en la clasificación y, a partir de aquella victoria, inició la remontada con la que acabaría ganando la Liga. Esa Liga fue, por tanto, su segundo título profesional, tras el Mundial sub'20 de 1999 con la Selección Española.

La temporada 1999-2000 fue la de su consolidación: una lesión de Josep Guardiola, que estuvo de baja varios meses, le abrió las puertas de la titularidad. Tras la marcha de Guardiola al fútbol italiano, Xavi se adueñó definitivamente de una plaza en el once titular azulgrana.

Xavi es considerado junto a Iker Casillas, el líder de la generación más exitosa del fútbol español. Xavi ha pasado por todas las categorías inferiores de la selección nacional y por la selección olímpica que fue finalista y medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. Un año antes, lideró la selección que se proclamó campeona en el Mundial Sub-20 de 1999 de Nigeria, considerada precursora de la selección absoluta, que once años más tarde se proclamaría campeona de la Copa del Mundo en Sudáfrica.

Su debut como internacional de la absoluta, se produjo el 15 de noviembre de 2000 en el Estadio de La Cartuja de Sevilla, en un amistoso ante la Países Bajos, mientras que su primera participación en una fase final de un gran campeonato con la selección, fue en el Mundial de Japón y Corea del Sur 2002, en el que disputó tres encuentros, entre ellos el polémico partido ante la selección anfitriona de Corea del Sur de cuartos de final decidido en la tanda de penaltis, en la que Xavi tomó parte transformando el segundo lanzamiento. Dos años después fue convocado por Iñaki Sáez (con el que conquistó el Mundial sub-20) para la siguiente gran cita de selecciones, la Eurocopa 2004, que suponía su primera presencia en esta competición continental y en la que no llegó a debutar.

Con la llegada de Luis Aragonés como seleccionador, se produjo un punto de inflexión en la protagonismo y transcendencia del papel de Xavi en la selección, prometedor con Jose Antonio Camacho en un principió pero más tarde relegado con el planteamiento de juego de Iñaki Sáez, en el que primaba el uso de extremos. Aragonés le dio el mando del equipo, dándole la responsabilidad de iniciar y generar todo el juego de la selección.

El 29 de junio de 2008, Xavi junto a sus compañeros se proclamó campeón de la Eurocopa 2008 ante Alemania. Disputó los 90 minutos de la final y asistió a Fernando Torres para que marcase el único gol del encuentro. Xavi fue elegido mejor jugador de la Eurocopa 2008 por la UEFA, reconociendo su labor durante todo el campeonato.

El 11 de julio de 2010, Xavi es campeón mundial con la selección de España en el Mundial de Sudáfrica 2010. Fue elegido en el once ideal del campeonato.

El 25 de marzo de 2011, Xavi alcanza las 100 internacionalidades con España, en el encuentro de fase de clasificación de la Eurocopa 2012 disputado en el Nuevo Los Cármenes de Granada, frente a Chequía.

El 5 de agosto de 2014, Xavi anuncia su retirada con la selección española tras una trayectoria de 14 años (2000-2014) y 133 internacionalidades, para continuar en activo únicamente como jugador de club.


Estilo de juego

Xavi comenzó jugando al fútbol desempeñando la posición de delantero centro. Durante su estancia en el fútbol base del Barça y probablemente debido a su altura y complexión física (1,70 metros) retrasaron su posición a la de mediocentro, de forma que su estilo de juego se centraría en distribuir el balón por todo el campo y proporcionar asistencias a los jugadores más adelantados.

Desde entonces, Xavi siempre desempeñó una labor muy clara en el centro del campo: recuperar balones, hacerlos circular y mantener la posición. Cuando Frank Rijkaard llegó al Barcelona no contaba con Xavi dentro del once inicial por su estilo de juego y sus aptitudes futbolísticas. Al jugar como el centrocampista más atrasado, sus características no le permitían rendir en esa posición puesto que no es un mediocentro defensivo al uso: no es un portento físico ni tiene grandes dotes para la recuperación de balón.

Con la llamada de Xavi a la Selección Española de 2008 el juego de Xavi sufre un punto de inflexión trascendental en su carrera. Luis Aragonés arma un equipo cuyo eje es la circulación de balón, con Xavi como director de orquesta. Adelanta unos metros su posición de manera que ahora es otro centrocampista (en ese torneo, Marcos Senna) quien le guarda las espaldas mientras él hace correr el balón y puede sumarse al ataque llegando desde segunda línea. Su visión de juego, la precisión en el pase y la extraordinaria capacidad de proteger el balón que posee le otorgan el título de MVP del torneo. Posteriormente, con la llegada de Guardiola al Barça, en 2008, Xavi sigue ostentando el mismo rol de mediocantro organizador o interior. No está tan anclado a labores defensivas y puede surtir más balones a los hombres de arriba. Es ahora cuando Xavi exprime todo su potencial y se coloca no solo como uno de los mejores centrocampistas del mundo, sino como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos desempeñando la función de organizador.

La definición de Xavi como jugador es inteligencia. No destaca por velocidad, ni por físico, ni por regate. Sus cualidades son otras. Una genial visión de juego que le permite ver con un simple vistazo los espacios que generan sus compañeros para meter un balón en profundidad, cambiar un balón a la banda contraria cuando la presión es constante o simplemente realizar una finta y desviar la atención del contrario hacia él y no hacia el balón. El pase, obviamente, es otra de sus virtudes. Sus estadísticas ponen en evidencia que es uno de los jugadores con más acierto de pase con un promedio de más del 90% de pases acertados. Ya sea en corto o en largo, Xavi tiene un repertorio de pase casi ilimitado. Su capacidad de asociación la permite tirar paredes y pasar en espacios muy reducidos sin perder precisión en la sucesión de pases, de forma que proporciona siempre balones al pie o al espacio. A pesar de no ser un regateador, Xavi posee una técnica muy refinada y un control del balón formidable. Se gusta con taconazos, amagos, controles orientados y "sombreros", y siempre teniendo en mente progresar con el balón o proporcionar un pase para aliviar la presión. Aun siendo un jugador bajo y para nada corpulento, Xavi es uno de los jugadores que mejor protege el balón. Es muy difícil arrebatarle el esférico sin hacerle falta ya que hace un fantástico uso del cuerpo para interponerlo en todo momento entre las entradas atacantes y el balón. También destaca por ser un gran lanzador de faltas y córneres. De hecho, él proporcionó las asistencias del 2-6 en el Real Madrid-Barcelona de la temporada 2008/2009) y del 1-0 a Alemania en la Semifinal del Mundial de 2010, ambos de Puyol. Sus lanzamientos suelen ser curvados y con efecto a la par de milimétricamente precisos, aunque ello no le impide realizar lanzamientos duros y secos, aunque este tipo de disparos los suele realizar llegando desde segunda línea y con balones muertos en la frontal del área.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías