Lo más importante en el matrimonio es que el hombre no debe permitir que la mujer se sienta oprimida por el simple hecho de que ella es mujer y él hombre.


Primeros años

A partir de 1974 se constituyó en el hombre fuerte del Partido Baaz Árabe Socialista y del gobierno. Ese mismo año el régimen franquista español le premió con la Gran Cruz de Isabel la Católica por el petróleo enviado anteriormente a pesar del embargo de la OPEP. En 1978 recibió del Gobierno español el Collar de la Orden del Mérito Civil, siendo aún Vicepresidente del Consejo del Mando de la Revolución.

Designado presidente de la República en 1979, su ambiciosa política militar junto con los intereses de multinacionales petroleras que ambicionaban los pozos de combustible ubicados en la frontera, lo llevaron a una guerra contra Irán (1980-1988), en la que contó con el apoyo de Estados Unidos, Francia y la URSS. La guerra se cobró cientos de miles de muertos —la mayoría en el bando iraní— y dejó a ambos países en una situación económica deplorable. Aunque según los expertos no hubo un claro vencedor (ya que las fronteras apenas cambiaron), Saddam vendió el fin de la guerra como una gran victoria iraquí.


Genocidio Kurdo

En el marco de la citada guerra Iran-Irak, Sadam Husein cometió una serie de matanzas en la región kurda, al norte de Irak, que han sido calificadas por varios países como genocidio. La matanza, conocida como Operación al-Anfal, se saldó con la destrucción de 4.500 poblaciones y aldeas, y con el asesinato de alrededor de 180.000 civiles. La campaña de exterminio tuvo lugar entre los años 1986-1989, y en ella se llevaron a cabo ofensivas directas, bombardeos aéreos, destrucción de ciudades, deportaciones, fusilamientos y ataques con armas químicas. La guerra química tuvo episodios como el ataque a Halabja, ciudad que fue bombardeada con gas mostaza, y los gases nerviosos sarín, tabun y VX, provocando 5.000 muertos en una noche. Estos ataques eran diseñados por el primo de Sadam, Ali Hassan al-Mayid, conocido como Alí el Químico.


Primera Guerra del Golfo

En el verano de 1990 Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos sobrepasaron su cuota de extracción y refinado de petróleo, lo que hizo caer el precio del crudo. En una reunión de la OPEP se exigió a ambos países que cumpliesen con lo estipulado. El resultado de las negociaciones pareció satisfacer a todos, excepto a Irak, que pidió que se aumentase el precio del barril de petróleo hasta los 25 dólares. Poco después, el ministro de exteriores iraquí, Tarek Aziz, acusó a Kuwait de "robar petróleo a Irak" y de establecer pozos en el campo de Rumalia. Irak amenazó a Kuwait con "usar la fuerza" si no reducía sustancialmente su producción y EEUU respondió ofreciendo su apoyo a Kuwait. Según algunos expertos, el encuentro que mantuvo la diplomática estadounidense April Catherine Glaspie con Saddam Hussein y sus ministros en Bagdad resultó "ambiguo" y no se expresó claramente la posición que adoptaría EEUU en caso de un conflicto entre ambos países árabes. En cualquier caso, el 2 de agosto de 1990 Irak invadió y se anexó Kuwait.

A comienzos de 1991, una coalición internacional dirigida por Estados Unidos declaró la guerra a Irak y le obligó a retirarse del antiguo territorio kuwaití durante la Guerra del Golfo, restaurándose el Estado de Kuwait. Esta guerra fue bautizada por Saddam como "la madre de todas las batallas". Los resultados de la guerra fueron catastróficos para la peor crisis económica iraquí y la ONU impuso al país un severo embargo.

A pesar de la derrota, Saddam Hussein se mantuvo como presidente de la República y del Consejo del Mando Revolucionario. Los años posteriores supusieron un aislamiento cada vez más acentuado para el país, a pesar de lo cual, la actitud de Saddam siguió siendo desafiante. Los servicios de inteligencia kuwaitíes informaron en 1993 de que Irak había planificado el asesinato del entonces ex-presidente estadounidense Bush padre durante una visita de éste al país. Como respuesta, el entonces presidente de EEUU, Bill Clinton ordenó el lanzamiento de 23 misiles Tomahawk sobre el cuartel general de la inteligencia iraquí, en Bagdad.

Años más tarde, EEUU y Gran Bretaña también realizaron una serie de bombardeos sobre Irak dentro de la denominada "Operación Zorro del Desierto". El argumento entonces fue la falta de cooperación de Irak con los inspectores de la ONU que supervisaban el desarme del país, aunque otros medios aseguraron que se trataba de un intento del presidente Bill Clinton de desviar la atención del "Escándalo Lewinsky".


Segunda Guerra del Golfo y captura

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 de Nueva York, el presidente estadounidense George W. Bush incluyó a Irak, Irán y Corea del Norte en el denominado 'eje del mal'. Dos años después, una coalición formada por EEUU, Reino Unido, Australia, España y Polonia declaró de nuevo la guerra a Iraq e invadió el país, iniciando lo que se conoció como "Invasión de Irak". Los motivos que esgrimió el entonces presidente estadounidense fueron que Irak poseía armas de destrucción masiva y que no había colaborado con los inspectores de la ONU. Este conflicto supuso la caída del régimen de Saddam, pero las armas no se encontraron.

El paradero del dictador fue desconocido durante varios meses hasta que el 13 de diciembre de 2003, Saddam Husein fue arrestado en una operación conjunta entre efectivos kurdos iraquíes y el Ejército estadounidense mientras se encontraba escondido en un sótano en los alrededores de su localidad natal, Tikrit. Entre las primeras imágenes transmitidas, algunas mostraron a Husein siendo examinado, así como el estado en que se encontraba en el momento de ser capturado.

El 5 de noviembre de 2006, tras dos años de juicio, Hussein fue condenado, junto con otros dos acusados, "a morir en la horca" por el Alto Tribunal Penal iraquí (controlado por Estados Unidos), que lo encontró culpable de haber cometido un crimen contra la humanidad, por el asesinato de 148 chiítas de la aldea de Duyail en 1982, hecho ordenado por Husein en represalia por un atentado contra su vida cometido durante una visita a esa aldea por parte de guerrilleros del opositor Partido Islámico Dawa También se le atribuye la responsabilidad del ataque químico a Halabja (1988), la represión de la rebelión chiíta (1991), las fosas comunes (1991), la guerra contra Irán (1980-1988) y la invasión de Kuwait (1990).

En los dos años del juicio, Husein se mostró, según sus jueces, desafiante ante el tribunal iraquí y en el momento de la sentencia (morir en la horca) el día 5 de noviembre de 2006, varios colaboradores del ex dictador iraquí insultaron al tribunal y Husein pronunció las siguientes palabras:

"Larga vida al pueblo, larga vida a la nación. Abajo los invasores. Dios es grande"


Ejecución

El 28 de diciembre de 2006, el Alto Tribunal Penal iraquí, siguiendo instrucciones de Estados Unidos, confirmó la orden de ejecución de Saddam para el 2 de enero de 2007. Los altos funcionarios iraquíes nombrados por los invasores se apresuraron a tomar la decisión de su muerte antes de la llegada de 2007. Saddam Husein fue ejecutado la víspera de la Nochevieja de 2006. Fue ahorcado a las 06:00 A.M hora local, por los cargos de crímenes contra la humanidad.

El día 29, Hussein entregó su testamento a sus hermanos y fue entregado al gobierno provisional de Irak. La ejecución de Saddam Husein tuvo lugar el día sábado 30 de diciembre de 2006, aproximadamente a las 06:05 hora local (03:05 GMT). Se le ejecutó en presencia de un clérigo, un médico y un juez, además de un gran número de testigos, todos ellos de origen iraquí aunque autorizados por Estados Unidos; tuvo un ejemplar del Corán en sus manos.

En un vídeo realizado con un móvil en el momento de la ejecución, se escucha cómo el expresidente iraquí se enfrenta dialécticamente a sus verdugos. Saddam Hussein se negó a que le cubriesen la cabeza con una capucha antes del ahorcamiento y leyó las frases de la profesión de la ley musulmana: "No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta."

Tras la ejecución, en aquella misma jornada, una cadena de atentados sacudió Bagdad dejando al menos 70 muertos, después de que el Partido Baaz pidiera a los iraquíes venganza por el asesinato del expresidente a manos de los invasores. Su cuerpo fue entregado a sus familiares para ser enterrado en su ciudad natal, Tikrit.

A raíz de la ejecución de Saddam Hussein, Izzat Ibrahim ad-Douri (su antiguo vicepresidente), fue elegido como el nuevo líder del proscrito Partido Baaz iraquí el 3 de enero de 2007, siendo actualmente su secretario general y la cabeza de un más amplio frente de resistencia político-militar contra las fuerzas extranjeras de ocupación.



Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías