"Prefiero estar en una tumba en Colombia que en una celda de la cárcel en Estados Unidos"


Las autoridades lo vinculan al asesinato de más de 10 000 personas; uno de sus principales guardaespaldas y lugarteniente, John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, lo vincula por el asesinato de cientos de personas. En medio de la sangrienta guerra que enfrentó contra el Estado desde 1984, su organización fue la responsable de innumerables actos de terrorismo, entre ellos, la colocación de más de 250 bombas y varias decenas de matanzas que dejaron un saldo de 1142 civiles muertos, sin contar las miles de víctimas colaterales fruto del fuego cruzado con las autoridades en Antioquia y Medellín. Fue responsable del asesinato de 657 policías entre 1989 y 1993, y de feroces enfrentamientos contra el Cartel de Cali, los paramilitares del Magdalena Medio y finalmente Los Pepes.

Organizó y financió una extensa red de sicarios y, con sus actos terroristas mediante el empleo de coches bomba en las principales ciudades, desestabilizó Colombia y se convirtió en el criminal más buscado del mundo a comienzos de los años 1990.7 8 Tras fugarse de la cárcel, en julio de 1992, el gobierno de Colombia destinó unos cuatro mil efectivos e ingentes recursos para conformar el denominado Bloque de búsqueda y recapturarlo. Tras diecisiete meses de intenso rastreo por parte del mencionado bloque, que contaba con el respaldo incondicional de grupos de inteligencia estadounidenses, además de la presunta asistencia del grupo denominado Los Pepes, fue localizado en un barrio de Medellín y abatido en un tiroteo.

Con el comercio de cocaína amasó la fortuna más grande de su país y una de las más grandes del mundo. Apodado «El Patrón», su fortuna estaba estimada entre los 9000 y 15 000 millones de dólares, aunque según varias investigaciones y los informes de la prensa especializada, el tráfico de drogas le reportó beneficios por 25 000 millones de dólares.

También fue un esporádico piloto de carreras, cuando participó en la copa Marlboro y la copa Renault 4 en las carreras del extinto Autódromo Ricardo Mejía en Bogotá, en 1979.


Familia

Fue el tercero de un hogar de siete hijos, sus padres fueron Abel de Jesús Escobar Echeverri, campesino agricultor, y Hermilda de los Dolores Gaviria Berrío, maestra de escuela. Sus hermanos en orden de nacimiento fueron: Roberto de Jesús, alias El Osito, Gloria Inés, Argemiro, Alba Marina, Luz María y Luis Fernando (el menor, nacido en 1958 y asesinado a los 19 años en 1977). Su abuelo materno, Roberto Gaviria Cobaleda, ya le había precedido en actividades ilegales, ya que fue un renombrado contrabandista de Whisky en épocas en que éste era ilegal (principios del siglo XX). El mencionado Roberto Gaviria fue también el abuelo del abogado y político colombiano José Obdulio Gaviria, ex asesor presidencial de Álvaro Uribe Vélez. En una entrevista concedida a la televisión nacional del entonces (años 80), Pablo Escobar manifestaba sobre sus orígenes lo siguiente: « Pues mi familia no tuvo unos recursos económicos importantes y vivimos dificultades como las que vive la mayoría del pueblo colombiano, entonces no somos ajenos a esos problemas, los conocemos profundamente y los entendemos.» Sin embargo, varios de sus antepasados, así como de sus familiares más inmediatos se destacaron como políticos, empresarios, ganaderos y figuras de la élite antioqueña, por lo cual sus presuntos "orígenes populares", que han sido erróneamente difundidos, no corresponderían a la realidad. Entre su extensa parentela podemos mencionar a Isabel Gaviria Duque, Primera Dama de la Nación de 1910-1914, esposa de Carlos E. Restrepo quien fue presidente de Colombia durante ese período.


Infancia y juventud

Según testimonio de su madre, Escobar empezó a mostrar perspicacia y astucia ya en la escuela primaria; y en los inicios de la secundaria, se hizo evidente otra de sus cualidades, su liderazgo en defensa de sus compañeros. Escobar y su primo Gustavo Gaviria Rivero hacían pequeños negocios en el Liceo "Lucrecio Jaramillo Vélez", donde ambos estudiaban. El más rentable de éstos fue el intercambio de cómics. También hacían rifas, vendían exámenes, prestaban dinero a bajo interés... De esta forma, Pablo Escobar empezó a desarrollar su habilidad para los negocios y el comercio, la que a los 18 años tenía totalmente consolidada.

En 1969 terminó el bachillerato en el mencionado Liceo, entonces fue admitido para cursar estudios en la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma Latinoamericana de Medellín en la que estudiaban varios de sus primos Gaviria, entre esos José Obdulio, pero finalmente optó por retirarse ya que prefirió dedicarse a sus negocios personales.


Matrimonio e hijos

Su esposa fue Victoria Eugenia Henao Vallejo, La Tata, con quien se casó cuando ésta tenía quince años en 1976. De dicha unión nacieron sus dos únicos hijos: Juan Pablo Escobar Henao el 24 de febrero de 1977 y Manuela Escobar Henao el 24 de mayo de 1984. Gloria Gaviria Flores, quien fue su prima consentida, fue la madrina de la boda junto con Carlos Fersch, el mejor amigo del Cartel del Sur. Ella manifiesta que: "Pablo mucho antes de morir me decía que quería que su hijo y el mío deberían ser los dueños del imperio, puesto que él no quería que su imperio acabara". Gloria en la actualidad vive en Bogotá y paga casa por cárcel, la patria potestad de su hijo menor la tiene su abuela, lo último que se supo del joven es que vive en Antioquia, Colombia, junto a su abuela. Los hijos del asesino, Juan Pablo y Manuela Escobar Henao, después de la muerte de Escobar salieron de su país, pero fueron devueltos a su llegada a Estados Unidos, corriendo con la misma suerte en Alemania. Finalmente se instalaron en Buenos Aires, donde tuvieron varios problemas legales que después lograron resolver. Por razones de seguridad, y para alejar el estigma de tener el apellido de Escobar, sus nombres y apellidos fueron cambiados por las autoridades colombianas antes de que salieran de ese país. Así, Victoria pasó a llamarse María Isabel Santos Caballero, Juan Pablo es ahora Juan Sebastián Marroquín Santos y Manuela se llama Juana Manuela Marroquín Santos, identidades que fueron recientemente reveladas por su propia voluntad.

En 1974, Pablo Escobar mantuvo una relación con una costarricense de la cual le nació un hijo, que nació en San José de Costa Rica y fue criado por su madre en el barrio de Desamparados. En 1978, gracias a una prueba de ADN, se ratificó que Escobar era el padre biológico del niño. En 1985, cuando el niño tenía 10 años de edad, su madre se lo llevó a Estados Unidos, alejado de Escobar. En 2009, el joven reveló a la prensa en Colombia que es hijo de Pablo Escobar. Se hace llamar Pablo Escobar Jr. y es cantante de hip hop y actor: apareció en la serie El Cartel de los Sapos y en la telenovela El rostro de Analía.

El 11 de diciembre de 2009, su hijo Juan Sebastián presentó el documental biográfico Pecados de mi padre, en el que pide perdón a las familias víctimas de la violencia del narcotráfico.

El 8 de noviembre de 2006, un día después de la muerte de su madre Hermilda, el cadáver de Escobar fue exhumado por orden de Nicolás Escobar, sobrino de Pablo e hijo de Roberto Escobar Gaviria, alias El Osito. Sebastián Marroquín acusó a su primo de haber vendido las imágenes de la exhumación a la televisión (estas fueron transmitidas en directo) y de lucrarse con la memoria del asesino. La disputa familiar se hizo más profunda tras conocerse que Nicolás se quedó con tres dientes y un pedazo del bigote que aún quedaba en la osamenta, aunque él alega que las conservó para realizar pruebas de ADN que resolverían los reclamos de paternidad de dos supuestos hijos del narcotraficante.


Muerte

Escobar fue arrinconado por las fuerzas armadas y por las amenazas que pesaban sobre su familia interrumpió del todo su campaña terrorista. Trató de renegociar su rendición, condicionándola a la salida del país de su mujer y sus hijos, pero esta vez su propuesta no halló eco entre el Ejecutivo. Si bien logró evadir al Bloque de Búsqueda por 6 meses más, la muerte de su jefe de seguridad León Puerta Muñoz “El angelito”, en octubre de 1993, lo dejó desprotegido, al mando ya de sicarios rasos. Finalmente, la preocupación por la situación de su esposa e hijos refugiados en Residencias Tequendama bajo estricta vigilancia policial luego de fallidamente encontrar asilo en Estados Unidos y Alemania. El gobierno si bien vio a la familia del capo como su debilidad y como carnada para atraerlo.

El Bloque de Búsqueda se entregó a la tarea de localizar a Escobar hasta que, después de un año y cuatro meses de intensas labores de inteligencia, el 1 de diciembre de 1993, consiguió rastrear y localizar seis llamadas que Escobar le hizo a su hijo. Al verse acorralado intentó escapar, pero murió durante la huida de un disparo en el corazón. No obstante, de su muerte existen varias hipótesis:

-Fue acribillado por un escuadrón del Bloque cuando intentaba huir, esta escena se representa en un célebre cuadro de Botero. y siendo la versión oficial.

-Que se suicidó mediante un disparo en la parte baja del oído, lo que se vio en la exhumación del cadáver. Esta versión coincide con el lema de los Los Extraditables: "Preferimos una tumba en Colombia a una cárcel en Estados Unidos" y versión defendida por su familia.

-Que un francotirador del grupo los "Pepes", del Bloque de Búsqueda o de la Delta Force le disparó. Este disparo fue hecho por un oficial de la DIJIN que formaba parte del Bloque de Búsqueda.

-Que el coronel Hugo Heliodoro Aguilar, quien lideró el grupo de asalto que llegó a la casa, dio el tiro de gracia a Escobar. Previamente unidades de inteligencia de señales de la DIJIN habían localizado mediante tecnología francesa y británica adquirida por la Policía Nacional en 1991 y operada por oficiales y suboficiales de inteligencia de la Policía Colombiana. En una entrevista con Gilberto Rodríguez Orejuela se dice que éste ayudó a la compra de dicha tecnología.

-También se dice que Carlos Castaño Gil, máximo líder de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) fue el responsable de la muerte de Escobar, según una confesión de un paramilitar llamado Antonio Hernández, conocido por el alias John.


La muerte de Escobar generó distintas reacciones: su familia y sus protegidos lloraron su muerte, y a su entierro asistieron miles de personas, en su mayoría de los barrios pobres de Medellín. Pero la prensa y el gobierno lo consideraron un triunfo en la lucha contra las drogas y el principio del fin del tráfico de estupefacientes, lo que no ha sucedido hasta la fecha; hoy en día guerrilleros, paramilitares y grupos de delincuencia organizada conocidos como Bacrim (Bandas criminales) se disputan el negocio del narcotráfico. Aunque inmediatamente a su abatimiento, los carteles de Cali y Norte del Valle tuvieron control del narcotráfico hasta sus respectivas disoluciones.

Entre los mitos sobre su muerte figura uno que dice que no murió, que contrató a un doble y que está escondido disfrutando de su dinero. Entre quienes lo consideran muerto, aún su imagen continúa muy vigente y es utilizada políticamente. Sus fotos se venden al lado de las del Che Guevara. Incluso en algunos sitios todavía es venerado como un santo y en su tumba se depositan ofrendas. Su leyenda forma parte del circuito turístico de Medellín. Su hacienda en el campo ahora es un museo visitado por miles de turistas al año. Su imagen tiene tanto peso que continúa siendo utilizada incluso para las campañas políticas, la venta de camisetas o remeras en Austria, Estados Unidos, Guatemala y México,53 la venta de álbum de figuritas para niños, relojes con su imagen y libros sobre su vida.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías