«Perdón, pero se me ha caído un pendiente enorme. Bueno, ustedes me lo vais a devolver porque mi trabajito me costó. Muchas gracias de todo corazón pero el pendiente, Íñigo, no lo quiero perder, eh, por favor»


Lola Flores era la mayor de los tres hijos del matrimonio formado por Rosario Ruiz Rodríguez, (1901- 1989) originaria de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) y Pedro Flores Pinto (1897-) natural de la La Palma del Condado (Huelva).

Nació en el número 45 de la calle Sol, del barrio de San Miguel, en Jerez de la Frontera (Cádiz). Su padre tenía un bar y su madre trabajaba como costurera. Aprendió baile con María Pantoja y a conocer el flamenco con Sebastián Núñez. Debutó a los 16 años con la compañía de Custodia Romero, en el teatro Villamarta de Jerez de la Frontera.

Después de varios espectáculos, algunos con artistas del calibre de Manolo Caracol, salió joven de su Jerez natal, con dirección a Madrid. Se alzó a la fama y llegó a firmar el contrato más elevado de su época, de 6 millones de pesetas en los años 50, con el que viajó por América grabando películas, canciones y dando giras.

Contrajo matrimonio de 27 de octubre de 1957 con Antonio González El Pescailla (1926-1999) constituyendo la cabeza visible de una larga saga de artistas. Sus tres hijos, cantantes los tres: Lolita Flores (Dolores González Flores) (1958), Antonio Flores (Antonio González Flores) (1961-1995) y Rosario Flores (Rosario González Flores) (1963), una de las familias de artistas más famosas en España. Además Lola fue hermana de la también cantante Carmen Flores (1936), tía del exfutbolista y entrenador Quique Sánchez Flores (1965), abuela de la actriz Elena Furiase y Guillermo Furiase (hijos de Lolita), la actriz Alba Flores (hija de Antonio) y Lola Orellana y Pedro Antonio Lazaga (hijos de Rosario). Fue la madrina de Carmen Morales, hija de la recordada cantante y actriz Rocío Dúrcal.

Mucha gente está convencida de que Lola es pura raza gitana a causa de su arte muy atado al de los gitanos, su físico y expresiones. Pero Lola Flores solamente tenía un cuarterón, de calé, aunque su sangre era de la más pura gitanía. Su madre, de etnia gitana por parte paterna, se llamaba Rosario Ruiz Rodríguez, nacida en 1901 y fallecida el 21 de enero de 1989, a los 87 años. Casualmente, su madre murió el mismo día del 66º cumpleaños de Lola. Su padre se llamaba Pedro Flores Pinto y nació en 1897.


Cine

Lola Flores intervino en 38 películas, su debut se produjo en 1939 en la película Martingala de Fernando Mignoni. Entre las más destacadas se encuentra un clásico de los años 40: Embrujo (1947, Carlos Serrano de Osma), drama musical donde acompaña a su pareja sentimental y artística de aquel momento, Manolo Caracol.

En 1951, Cesáreo González, un empresario hecho a sí mismo, propietario de Suevia Films, deseaba consolidar un star-system propio español, que tuviera su expansión en América. Para ello firmó, a finales de 1951, un contrato en exclusiva con Lola Flores por dos años y cinco películas por un importe de seis millones de pesetas. La firma del contrato fue un gran evento publicitario que se llevó a cabo en el Bar Chicote.

Ese contrato le impuso a Lola un gran ritmo de trabajo entre las nuevas películas y sus campañas de promoción. Entre esas películas se encuentran La niña de la venta, con Ramón Torrado, (1951) y ¡Ay pena, penita, pena!, con Miguel Morayta, (1953). El 23 de abril de 1952, partió hacia México junto a su familia, donde obtuvo un gran recibimiento. De México fue a La Habana, Río de Janeiro, Ecuador, Buenos Aires y Nueva York. De aquella época procede la crítica que publicó The New York Times en la que se leía: “Lola Flores, una artista española, no canta ni baila, pero no se la pierdan”.

Otras de sus películas de los años cincuenta destacadas son Morena Clara (1954, Luis Lucia) versionando el célebre film de 1934, y en compañía de Fernando Fernán Gómez, El duende de Jerez (1953) y María de la O (1958), que supone su primera película con Antonio González "El Pescaílla". Otras películas recordadas son La hermana San Sulpicio (1962), nueva versión de la que había rodado Imperio Argentina, y los dramas mexicanos La faraona (1955) y Sueños de oro (1958).

Casa Flora (1972, Ramón Fernández) y Una señora estupenda (1972, Julio Coll) son sus dos cintas más salvables en plena época de la comedia española predestape; posteriormente protagonizaría la comedia Juana la loca... de vez en cuando (1983), dando vida a Isabel la católica, Truhanes (1983, Miguel Hermoso). Su última participación en el cine fue en 1992 con Sevillanas, con el director Carlos Saura, en la que compartió reparto junto a algunos de los grandes nombres del flamenco como Camarón de la Isla o Rocío Jurado. De entre su profesión, es muy conocida su amistad con dos artistas folclóricas y actrices cinematográficas, con las que compartió giras musicales por Hispanoamérica: Carmen Sevilla y Paquita Rico. Con ellas actuó en la película El balcón de la luna (1962, Luis Saslavsky).

Época de Oro del cine mexicano

Al igual que las españolas Sara Montiel, Carmen Sevilla y Amparo Rivelles filmo películas en México cuando dicho país tenía su Época dorada de su cinematografía, actuando al lado de grandes como Jorge Negrete; Pedro Infante; Antonio Badú; Luis Aguilar ¨Él Gallo Giro¨ o Miguel Aceves Mejía teniendo amistad con personalidades como el reconocido mimo mexicano Mario Moreno "Cantinflas" ; Lola Beltrán ¨La Grande y con las divas mexicanas Silvia Pinal y la doña María Félix o Dolores del Río.


Discografía

Lola Flores ha protagonizado muchos discos que le han llevado a la gloria, entre ellos se encuentran: Ay Lola, España mía, Juerga flamenca, Mi mundial 82 (1982) La ilimitable Lola (1990) y muchos otros, que contenían sus canciones más famosas. Las más recordadas son: "A tu vera", "Torbellino de colores", "Ay pena penita pena" y "La zarzamora". La música de esta última la fue acompañando en su entierro por petición suya. Aunque técnicamente no era una cantante perfecta, ello lo suplía con su irrepetible expresividad y carácter. Con motivo de una actuación en el Madison Square Garden de Nueva York, una crítica periodística dijo: «No sabe cantar, no sabe bailar, pero no se la pierdan». Se recuerdan igualmente sus canciones humorísticas de rápidos recitados, como «¿Quién tiró la bomba?» o «Cómo me las maravillaría yo».

¡Olé! Lola Flores (1958)
Juerga Flamenca (1961)
La Zarzamora (1962)
Al caer el sol (1965)
Una señora estupenda (1968)
Lola de España (1973)
Casa Flora (1973)
Diferente Lola (1980)
Mi mundial 82 (1982)
La Ilimitable Lola (1990)
Muchos han sido los discos-homenaje a Lola Flores que le han dedicado sus hijos y amigos.


Fallecimiento

Murió el 16 de mayo de 1995 en su residencia de "El Lerele" en La Moraleja, municipio de Alcobendas (Madrid) a los 72 años a causa de un cáncer de mama que le había sido diagnosticado en 1972. Su capilla ardiente quedó instalada en el Centro Cultural de la Villa (actual Teatro Fernán Gómez) de Madrid, en la plaza de Colón. En un ataúd abierto y amortajada con una mantilla blanca, todos sus admiradores y amigos pudieron pasar a verla. Fue conducida hasta el Cementerio de la Almudena en Madrid con una banda de músicos detrás del coche, que tocaba "La zarzamora" hasta donde sería sepultada. Fue uno de los entierros más recordados por la cantidad de gente que acudió; el funeral fue retrasmitido en directo por televisión.

Quince días después de su muerte, el 31 de mayo de 1995, su hijo Antonio Flores (de 33 años) fue encontrado muerto en la residencia familiar de "El Lerele". Fue enterrado junto a su madre.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías