"Cuando me dejaron en ese pedazo de tierra desolado, olvidó algo importante, amigo.. soy el Capitán Jack Sparrow."



La única condición que puso Johnny Depp para participar en la película fue que le dejaran construir su personaje como él lo quisiera. Sin seguir la línea del tipo de personaje que estaba escrito en el guion, (al estilo Disney), el actor plasmó en el personaje una mezcla del guitarrista de los Rolling Stones, Keith Richards (quien luego interpretaría al padre de Jack) y Pepé Le Pew, de los Looney Tunes, con influencias del Errol Flynn en Captain Blood (1935).

Depp imaginaba a los piratas como una especie de estrellas del rock de la época y quiso presentar a un Sparrow lleno de recuerdos de viajes, rastas , abalorios, dientes de oro y pintura negra bajo los ojos, quizá para protegerse del sol como en el desierto), Su andar es el de una borrachera crónica, debido a todo el ron que bebió en la isla donde fue abandonado después del motin (él dijo que escapo con tortugas marinas pero en realidad solo se sentó a beber y espero a los contrabandistas del ron que encontro en la isla y les robo su barco). No obstante, el personaje está dotado de un aire de hombre irresistible sinvergüenza que se aprovecha de las muchas mujeres que caen rendidas a sus pies.

Al inicio del rodaje hubo algo que no gustó a los ejecutivos de Disney y que hizo que se intercambiaran algunas nerviosas llamadas telefónicas con el director: «¿Qué está haciendo? ¿Por qué habla así? ¿Está bebido? ¿Es gay?». Depp logró convencerlos para que confiaran en él (si no, tendrían que despedirlo, les dijo). El resultado fue un carismático personaje que se ha convertido en icono e ídolo para pequeños y mayores sin el cual, seguramente, Piratas del Caribe sería muy diferente.

La actuación le valió una nominación a los Óscar como Mejor Actor Principal, algo inusual para un papel cómico y algo insólito tratándose del personaje de una película de Disney. Los guionistas, Ted Elliott y Terry Rossio, comparan éste personaje con Bugs Bunny y Groucho Marx, en el contenido adicional del DVD de la primera película.

Depp ha dicho que siempre que el guion sea bueno continuará interpretando a Jack Sparrow, por más partes que se quieran hacer, porque le encanta el personaje, y siempre destaca lo que se divierte dándole vida.


Aspecto

El aspecto de Sparrow cambia ligeramente entre las películas; la mayoría de los cambios son respecto a su vestimenta, pero hay otros más notables.

Sparrow tiene los ojos de color marrón oscuro y el pelo largo y castaño oscuro, que lleva con trenzas y rastas (dreadlocks). Tiene una pequeña barba «de chivo» que recoge en dos trenzas. Lleva varios abalorios colgados del pelo, una misteriosa moneda que reposa en la frente, señal de un título que lo hace parte de la corte de la hermandad, encima del pañuelo que lleva en la cabeza, una cadena de plata y una aguja de hueso en el cabello. En el lado derecho de la mandíbula tiene una herida abierta, recuerdo de algún roce. Por alguna enigmática razón, esa herida nunca se cura (mencionado ya por Johnny Depp en la primera película).

Sobre su camisa blanca, Jack lleva un chaleco azul por delante y gris por detrás (la parte más corta), aunque en las secuelas es a rayas por la parte trasera. También lleva pantalones bombachos de color castaño oscuro (gris oscuro en la primera película), que lleva por dentro de sus botas de cuero.

Jack lleva un fajín y dos cinturones alrededor de la cintura. En la primera película sólo su brújula está atada al cinturón; en la segunda se coloca un segundo cinturón con objetos como una pequeña piel de animal, una pata de gallina, una diminuta columna vertebral y una pequeña escultura roja de una sirena que sirve como símbolo de fertilidad. En la tercera película se añade un largo mechón de pelo gris, que en realidad es la cabeza reducida de su madre (se la da el guardián del Códice, su padre, que interpreta el miembro de la legendaria banda musical The Rolling Stones Keith Richards).

También lleva un sombrero de tricornio de cuero marrón del que no le gusta desprenderse, hecho que, a su pesar, suele ocurrir con frecuencia, y una levita de color azul grisáceo oscuro.

Cuatro anillos adornan sus manos. El primero es una calavera con una esmeralda en el dedo índice derecho. El segundo es una flor de ónice negro en el anular izquierdo. En El cofre de la muerte roba un anillo con un ópalo incrustado de la guarida de Tía Dalma y se lo coloca en el índice izquierdo, mudando el anillo, con un dragón oriental de plata, al pulgar izquierdo. Este anillo parece ser el mismo que llevaba el capitán Barbossa en La maldición de el Perla Negra.

Jack lleva un inconfundible tatuaje de un gorrión (el significado en español de la palabra inglesa sparrow) volando enfrente de una puesta de Sol sobre el océano, en el antebrazo derecho. Se trata de una marca muy característica del pirata, ya que Norrington lo reconoció a través de él. La Compañía de las Indias Orientales (East Indian Trading Company) le marcó la letra P (de pirata) mayúscula en la muñeca derecha. En la segunda película, mientras agarraba un metal al rojo con forma de P mayúscula en el extremo, Cutler Beckett le dice a Will Turner que ambos dejaron una marca imborrable en el otro, aunque no revela de qué modo El Capitán Jack le marcó.

En una de las escenas eliminadas de la primera película se puede ver cómo Jack le enseña a Elizabeth, interesada por las leyendas que se cuentan de él, una quemadura profunda en el antebrazo izquierdo y diversas cicatrices, entre ellas algunas de balas. En la segunda parte la quemadura se ha suprimido; se aprecia sobre todo cuando Jack se agarra a las jarcias de el Perla Negra, huyendo de los pelegostos (los nativos antropófagos de la isla ficticia Pelegosto).


Habilidades

Con un tamaño medio, Sparrow depende de su inteligencia, habilidad y rapidez para protegerse. De acuerdo con los guionistas, Jack es tan habilidoso con la espada como Barbossa, Norrinngton y Will. Jack se aprovecha en los duelos de circunstancias ventajosas como el suelo inestable, hablar para distraer al oponente, lanzarle cosas a los ojos, etc. Las artimañas de Jack también incluyen apuntar con su pistola a Turner en un duelo con espadas o escabullirse de una pelea a tres bandas (con Turner y Norrington).

Algo impresionante del capitán Sparrow es la dicha de no ser capturado en situaciones difíciles. Cuando logra escaparse de una posible captura, siempre dice: «Todos recordarán este día como el día en que casi capturan al capitán Jack Sparrow», aunque en muchas ocasiones no lo dejan concluirla.

Siempre que sea posible, prefiere escaparse. Sparrow y Barbossa son los únicos personajes principales que han demostrado una gran habilidad con armas de fuego. En la primera película, Barbossa dispara al pecho de Pintel, para comprobar que la sangre de Elizabeth Swann había roto la maldición, a una distancia de más de 7 metros sin tomarse tiempo para apuntar. En la segunda película, Jack dispara a un barril lleno de pólvora en movimiento, en una situación mucho más alarmante que la de Barbossa por encontrarse en el barco a punto de ser destrozado por el kraken, para explotarlo desde más de 8 metros. Y en muchas ocasiones dispara al mono «Jack» en la segunda película, un blanco pequeño y en movimiento, que siempre acierta. En la tercera película, en la confrontación final, Davy Jones le quita el cofre con su corazón dentro, pero luego lo pierde gracias a que Jack le acierta de un disparo a su mano desde más de 6 metros mientras se sujetaba a una soga con el Holandes Errante a punto de colapsar.

De acuerdo con el libro Piratas del Caribe: guía visual, Jack aprendió a manejar espadas por un maestro italiano, a cambio de seda china robada. Después aprendió por sí mismo a manejar las armas disparando a botellas de vino vacías que se balanceaban en la borda de la cubierta de El Perla Negra.


Comportamiento

La característica física de Sparrow es un ligero balanceo de borracho, acompañado de un habla farfullada, muecas extravagantes y unas sacudidas de mano que lo hacen parecer desequilibrado y amanerado.

Cuando Gibbs le cuenta a Will Turner la historia del motín y el abandono en la isla desierta en La maldición del Perla Negra, Will cree que el abandono de Jack en la isla fue lo que ocasionó su extraño balanceo, a lo que Gibbs le replica que esa razón no tiene nada que ver.

También es notable su noble comportamiento en algunas ocasiones, como cuando expone su vida para salvar la de otros. Barbossa le menciona más de una vez que esa actitud fue la que le hizo perder la Perla.

En muchas ocasiones Jack tiene la costumbre de hablar de forma inentendible para confundir a todo el mundo incluyendo al público.

En Piratas del Caribe 3: En el fin del Mundo sufre un ataque de psicosis y de peleas de conciencia.


Ron

A Jack Sparrow le encanta el ron. Después de que Barbossa abandona a Jack y Elizabeth en la isla en la cual Barbossa le había nombrado gobernador (motín), ella quema los barriles de ron de los traficantes para producir una gigantesca señal de humo. Jack está tan indignado que saca su pistola y momentáneamente piensa en utilizar su única bala en dispararle, pero vuelve a guardarla y se aleja. Cuando el Comodoro Norrington y su tripulación ven la señal y se dirigen a rescatarlos, Jack murmura al ver el navío: «No habrá quien la aguante después de esto...» Cuando más tarde Jack oye que Elizabeth acepta la propuesta de matrimonio de Norrington, exclama: «¡¿Una boda?! ¡Adoro las bodas! ¡Que corra el ron!»(Sin embargo, en la versión de Hispanoamérica dice:«¿Una boda? ¡Amo las bodas!¡Ron por todas partes!). El comodoro le echa una mirada penetrante, y Jack dice: «Ehm, Lo siento... “Ponendle los grilletes”, ¿Cierto?» Cuando Elizabeth llega al puerto de la isla Tortuga, en El cofre de la muerte, Jack susurra a Gibbs: «Esconde el ron», recordando aún lo que ella había hecho en la isla desierta. Otro guiño a su afición por el ron es cuando al principio de El cofre de la muerte dice mirando a una botella vacía: "¿por que siempre, me quedo sin ron?" (Como curiosidad, cuando se levanta de la silla donde estaba sentado y se da cuenta de su embriaguez, dice: « Ya se por qué...») Cuando Bootstrap Bill visita a Jack, éste se pregunta si es un sueño, a lo que Bill le contesta que no. Jack suspira resignadamente y dice: «Si lo fuese, habría ron...» (Curiosamente, acto seguido Bill ofrece a Jack una botella...) Al final de la tercera película, mientras Jack está revisando el mapa que había «tomado prestado» de Barbossa, decide emprender la búsqueda de la fuente de la juventud eterna, mira su especial brújula para ver el rumbo a seguir y ésta señala detrás de él. Detrás de Jack hay una botella de ron. Tras cogerla y destaparla, la brújula le indica una nueva dirección.


Rasgos

Sparrow es un pirata decente que sigue el Código. Cree que los piratas también pueden ser buenas personas, que era lo que pensaba William "Bill el Botas" Turner. Demasiado altruista para ser un pirata, Jack arriesga su propia vida para salvar a otros, especialmente a Will y a Elizabeth. En la primera película se intuye que la benevolencia de Jack fue una de las razones para que la tripulación se amotinara. Cuando están en la isla desierta Elizabeth descubre que Jack fue capaz de saquear el puerto de Nassau «sin disparar ni una bala», y cuando lo condenan a la horca sus cargos eran: piratería, contrabando, apropiación de patentes de corso, suplantar a un clérigo de la Iglesia Anglicana, navegación bajo pabellones falsos, incendio, secuestro, saqueo, pesca furtiva, bandolerismo, suplantación y depravación; delitos poco sangrientos para tratarse de un pirata. Cuando Will le ayuda a escapar de la horca el Gobernador Swann se muestra sorprendido por la decisión de Will y dice: «¡Es un pirata!»; a lo que él replica «Y un buen hombre...».

A menudo, mientras salva a Will y a Elizabeth, se las ingenia para servir a sus propios intereses e incluso ofrece a Will a cambio de sí mismo a Davy Jones. En un momento de cobardía abandona el barco y su tripulación para salvarse del Kraken, pero vuelve para salvarlos. Cuando el Kraken lo devora Gibbs dice de él: «Nos engañó a todos hasta el final, pero supongo que en el último momento venció su honradez».

Jack se considera a sí mismo como un hombre que comprende a las mujeres y su naturaleza. Pero parece incapaz de mantener una relación larga, aunque Elizabeth parece ser la primera mujer que es capaz de dejar huella en el supuestamente duro corazón de Jack; en El cofre de la muerte Elizabeth aprovecha la confusión e inquietud que provoca en Jack para traicionarlo y dejarlo a merced del Kraken, besándolo y al mismo tiempo atándolo al palo mayor, aunque luego se arrepiente y decide ir a buscarlo con Will y la tripulación al reino de David Jones. En la segunda película él le revela lo que es el matrimonio diciendo que es «como una apuesta para ver quién se desenamora primero». De joven Jack trató de seducir sin mucho éxito a sirenas y a Arabella, compañera del Barnacle. El Jack adulto es más aficionado a aprovecharse de las mujeres, que se lanzan a sus brazos, pero sus conquistas le dejan un recuerdo «doloroso»; sus antiguos amores Giselle y Scarlett le abofetean cuando lo ven de nuevo. Como podemos comprobar en la nueva película (piratas del caribe en mareas misteriosas) la capitana Angelica Teach, es la única mujer que ha cometido el delito de robarle el corazón. Se conocieron en Sevilla (España), Angelica pertenecía a un convento español el cual Jack confundió con un burdel, al conocerla la animó y la convirtió en una pirata. Ella se hizo un tatuaje en el pecho izquierdo, en su honor y el en la espalda. En la segunda película en la cabaña de Tía Dalma, Jack roba un anillo el cuál, perteneció a Angelica. "Me robaste años de mi vida" dice Angelica dando a entender que ella lo amaba y el dolor que le produjo ver a Jack marcharse. Según confiesa Angelica en la película, Jack fue su primer amor. Jack solía seducirla con una cena en cubierta, velas y un tango, pero siempre esperaba algo a cambio. Jack confesó que la amaba y renuncio a beber de la fuente de la juventud para salvarla de un envenenamiento. En varias escenas de la película se muestran aprecio y cariño el uno al otro. En una de las escenas Jack se tumba en su cama al lado suyo mientras ella duerme. Al final de la película, el opta por abandonarla en una isla alejada de la mano de dios con un solo tiro y ella para intentar salvarse miente diciendo que está embarazada (Jack se percata). Pero al final Jack le confiesa su amor. Tía Dalma, con quien aparentemente tuvo una aventura, se alegra de verlo cuando va a visitarla, aunque la ansiedad de Jack antes del encuentro indica que no tuvieron un buen final: «Tía Dalma y yo somos buenos amigos... Lo éramos... lo fuimos... hace mucho».

Jack aparentemente sufre de mal aliento, lo que puede ser consecuencia de su afición al ron y también por la falta de higiene, algo frecuente en aquella época, y más aún para un pirata. Norrington siempre retrocede un paso cuando Jack se le acerca demasiado, y el Gobernador Swann casi tiene arcadas cuando está cara a cara con él. Cuando Jack intenta un acercamiento romántico con Elizabeth en El cofre de la muerte ella le hace ver todas sus diferencias, incluyendo la higiene personal, y en la tercera parte su aliento hace que Will caiga al mar para después ser encontrado por el barco de Beckett.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías