"Antes era muy bueno. Ahora soy el mejor"


Trayectoria

Debutó como profesional en agosto de 2001 con el Union Sportive de Boulogne de su ciudad natal, equipo con el que ya jugó cuatro partidos en su primera temporada en el fútbol amateur. En temporadas posteriores, jugó en el Olympique Alès, el Stade Brestois 29 y el Football Club de Metz donde fue comparado en sus inicios con otra estrella formada en el club, Robert Pirès.

En enero del 2005 fue traspasado al Galatasaray de Turquía, llenando su trayectoria en el país turco con algún que otro altercado policial y delictivo, aunque ayudó a vencer en la Copa de Turquía de 2005, gracias a un gol crucial en las semifinales. Sin embargo, en junio de ese año abandonó el club para unirse al Olympique de Marsella. El club turco recurrió el traspaso a la FIFA, causa que fue decidida finalmente en favor del jugador por el Tribunal de Arbitraje Deportivos (TAS) en abril de 2007.

En 2007 Ribéry fue fichado por el FC Bayern de Múnich, firmando un contrato que lo liga al equipo alemán hasta el 30 de junio de 2011. En la prensa se especuló con que el valor del traspaso habría rondado los 25 millones de euros, más 4 millones si el Bayern se clasificaba para la Liga de Campeones de la UEFA en la temporada 2007/08. No obstante, el director deportivo del Bayern no quiso revelar la cantidad de dinero que tuvo que desembolsar el conjunto bávaro por el pase del jugador francés, en cualquier caso el fichaje más caro en la historia de la Bundesliga. En la temporada 2011-2012 tuvo una buena actuación, tanto en convertir goles, como en asistencias.

Se coronó campeón de la Liga de Campeones de la UEFA 2012-13 tras ganar la final contra el Borussia Dortmund, en donde dio la asistencia a Robben quien anotó el 2-1 en el minuto 88 y ganando así el quinto título del club bávaro, cerrando de esta manera una temporada maravillosa consiguiendo el "triplete'' ganando liga y copa también. El 29 de agosto del 2013 se corona como mejor jugador de la UEFA 2012-2013.


Selección nacional

Su primera convocatoria internacional con la Selección de fútbol de Francia fue el mundial de Alemania 2006, donde la selección gala quedó subcampeona. Debido a su llamada, el técnico francés Raymond Domenech tomó la polémica decisión de no convocar al mediocampista del FC Barcelona Ludovic Giuly. Ribéry fue titular en todos los partidos del campeonato. El 17 de junio de 2008 estaba participando con su país en la Eurocopa de Austria y Suiza cuando se lesionó en un lance con el italiano Gianluca Zambrotta. Sufrió un fuerte esguince de tobillo y tuvo que ser retirado del partido, concluyendo así su participación en el torneo, ya que la selección francesa acabaría perdiendo por 2-0, quedando con ello eliminada de la Eurocopa. Fue convocado por el seleccionador Raymond Domenech para representar a Francia en el Mundial de Sudáfrica 2010. Francia cayó eliminada en la Primera fase de la competición, tras empatar 0-0 frente Uruguay en la primera jornada, perder 0-2 ante México en la segunda y finalmente, perder por 1-2 ante la seleción anfitriona del torneo. Ribéry jugó los 3 partidos sin conseguir anotar ningún gol.

El 13 de mayo de 2014, el entrenador de la selección francesa Didier Deschamps incluyó a Ribéry en la lista final de 23 jugadores que representarán a Francia en la Copa Mundial de 2014. No obstante, debido a un problema de lumbalgia del cual venia sufriendo 5 meses antes y del cual no se había recuperado, Ribéry se retiró de la convocatoria unos días después. El 13 de agosto de 2014 anuncia que deja la selección.


Accidente de coche

Apenas a los dos años, Franck Ribéry sufrió un accidente vehicular que le marcó el rostro de por vida. Un pequeño Ribéry viajaba en el asiento de atrás del auto cuando el aparatoso choque lo expulsó de su lugar y su cara pegó contra el parabrisas, produciéndole una serie de cortes en la cara producto de los vidrios rotos. Hoy el francés aún luce las cicatrices que de niño le costaron el apodo de ‘Scarface’, una famosa película protagonizada por Al Pacino que fue estrenada el mismo año de su nacimiento (1983).

Ribéry fue atendido de inmediato por especialistas luego del terrible golpe. Los médicos actuaron rápido y colocaron más de cien puntos de sutura en su rostro. Las cicatrices, sin embargo, nunca se borraron, algo que lo llevó a enfrentar las burlas de sus amigos durante su infancia. El francés cuenta que nunca se operó porque las cicatrices le ayudaron a formar su carácter. No obstante estas, este difícil episodio no fue el primer que el entonces pequeño Franck tuvo que afrontar: sus padres lo abandonaron recién nacido en un convento de monjas.

“De pequeño se burlaban de mí y me escondía a llorar en un rincón. Pero eso me ha ayudado en la vida”, declaró alguna vez Ribery. En el convento vivió algunos años de su infancia, aunque más tarde fue echado por revoltoso. Cuentan que el actual capitán de la selección francesa se escapaba del lugar con el objetivo de irse a jugar fútbol con sus amigos. Solo, en la calle, sin nadie a quien recurrir, tuvo que sobrevivir trabajando como albañil, uno de los primeros empleos que tuvo en su vida. De todas formas, el fútbol continuaba siendo un sueño que parecía inalcanzable hasta que el US Bolougne, un equipo de su ciudad natal (Boulogne-sur-Mer), le dio la oportunidad de debutar.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías