"Todo me pone nerviosa, excepto hacer películas"


Primeros años

Elizabeth Rosemond Taylor nació en Hampstead, Londres. Fue la menor de los dos hijos de Francis Lenn Taylor (1897-1968) y Sara Sothern (de soltera Sara Viola Warmbrodt (1895-1994), estadounidenses que residían en Inglaterra. El hermano mayor de Taylor, Howard Taylor, nació en 1929. Sus padres eran originarios de Arkansas. Francis Taylor era un marchante de arte y Sara era una ex actriz cuyo nombre artístico era "Sara Sothern". Sothern se retiró de los escenarios en 1926, cuando se casó con Francis en la ciudad de Nueva York. Los nombres de Taylor son en honor a su abuela paterna, Mary Elizabeth (Rosemond) Taylor. Uno de sus bisabuelos maternos era suizo.

El coronel Victor Cazalet, uno de sus amigos más cercanos, tuvo una influencia importante en su familia. Él era un soltero adinerado, miembro del Parlamento y amigo íntimo de Winston Churchill. Cazalet era un gran apasionado al arte y al teatro y motivo a la familia Taylor a mudarse a América. Además, como un científico cristiano y predicador laico, sus vínculos con la familia eran espirituales. También se convirtió en el padrino de Elizabeth. En una ocasión, cuando ella estaba sufriendo de una infección grave cuando era niña, se mantuvo en su cama durante semanas. Ella "rogaba" para estar en su compañía: «Madre, por favor llame a Víctor e invítalo a que venga a sentarse conmigo».

El biógrafo Alexander Walker sugiere que Elizabeth se convirtió al judaísmo a los 27 años y su apoyo permanente hacia Israel, puede haber sido influenciado por las opiniones que escuchaba en casa. Walker señala que Cazalet realizó una campaña activa para una patria judía y su madre también trabajó en varias organizaciones benéficas, que incluía la recaudación de fondos de patrocinio para el sionismo.

A la edad de tres años, Taylor comenzó a tomar lecciones de ballet. Poco antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, sus padres decidieron regresar a los Estados Unidos para evitar hostilidades. Viajó primero con su madre y hermano, aterrizando en la ciudad de Nueva York en abril de 1939, mientras que su padre se quedó en Londres para concluir los asuntos en su negocio de arte, llegando en noviembre. Se establecieron en Los Ángeles, California, donde su padre estableció una nueva galería de arte, que incluía muchas pinturas que eran exportadas de Inglaterra. La galería pronto atrajo a muchas celebridades de Hollywood que apreciaron sus modernas pinturas europeas. Según Walker, la galería "abrió muchas puertas para los Taylor, llevándolos directamente a la sociedad del dinero y el prestigio" dentro de la colonia de la película de Hollywood.

Actriz infantil

Poco después de instalarse en Los Ángeles, la madre de Taylor descubrió que la gente de Hollywood "habitualmente vieron una futura película por cada cara bonita". Algunos de los amigos de su madre, e incluso extraños, insistieron en tener Taylor pantalla a prueba para el papel de la infante “Scarlett O’Hara” en el filme Gone with The Wind, que recién estaba siendo filmada. Su madre se negó la idea, pues nunca tuvo el interés de que su hija fuera niña actriz y en todo caso, su idea era volver a Inglaterra después de la guerra. La columnista de Hollywood, Hedda Hopper presentó a los Taylor a Andrea Berens, la novia de John Cheever Cowdin, presidente y principal accionista de Universal Pictures. Berens insistió a Sara que se tomará el tiempo de ir con su hija a ver a Cowdin, asegurando que se había deslumbrado por la impresionante belleza de la niña. Metro-Goldwyn-Mayer también se interesó en Taylor al igual que Louis B. Mayer, cabeza de MGM. Como resultado de ello, tanto Universal Pictures como MGM, tenían dispuesto ponerla bajo contrato. Cuando Universal se enteró de que MGM estaba igualmente interesado, Cowdin telefoneó rápidamente a Universal y desde entonces le dio un contrato de siete años.

Taylor apareció en su primera película a la edad de nueve años en There's One Born Every Minute (1942), su única película de Universal.

Algunos especulan que ella no logró cumplir la expectativas de Cowdin. Incluso sus hermosos ojos no le impresionan. Los ojos de Taylor eran de un azul profundo que parecía violeta, con una rara mutación que la hizo poseedora de una doble hilera de pestañas.


Estrella adolescente

Taylor figuro en el elenco del filme Lassie Come Home (1943) con el niño estrella Roddy McDowall, con quien compartiría una amistad de por vida. La película recibió una atención favorable tanto para los actores y la MGM firmo con Taylor un contrato convencional de siete años, a partir de $100 a la semana con subidas regulares. Su primer trabajo bajo el nuevo contrato era un préstamo de salida a 20th Century Fox para el personaje de “Helen Burns”, en una versión cinematográfica de la novela de Charlotte Brontë, Jane Eyre (1943). Taylor regresó a Inglaterra para aparecer en la película Las rocas blancas de Dover (1944), bajo el sello de MGM.


Taylor en el trailer de A Date With Judy.
La persistencia de Taylor en la búsqueda del papel de “Velvet Brown” en la película Fuego de juventud, la convirtió en una estrella a la edad de 12 años. Su personaje era una niña que salva a una caballo de ser sacrificado y posteriormente con la ayuda de un amigo, lo entrena para que participe en el Grand National. El filme que co-protagonizó con el joven actor Mickey Rooney y la recién llegada a América, Angela Lansbury, se convirtió en un gran éxito en su lanzamiento en diciembre de 1944. Muchos años después, Taylor la llamó "la película más emocionante" que jamás había hecho, aunque la película le trajo algunos de sus problemas de espalda años después, debido a la caída de un caballo durante el rodaje. Los espectadores y los críticos "se enamoraron de Elizabeth Taylor cuando la vieron en la película.

Fuego de juventud recaudó más de $ 4 millones de dólares en Estados Unidos y MGM le firmó Taylor a un nuevo contrato a largo plazo. Debido al éxito de la película fue elegida en otra película de temática similar, Courage of Lassie (1946). El éxito de la película dio lugar a otro contrato de Taylor, en el que estipulaba debía recibir $ 750 por semana. Sus papeles como la neurótica “Mary Skinner” en un préstamo a la Warner Brothers en Life with Father (1947), “Cynthia Bishop” en Cynthia (1947), “Carol Pringle” en Así son ellas (1948) y “Susan Prackett” en Julia Misbehaves (1948 ) tuvieron éxito. Taylor recibió una reputación como una actriz adolescente consistente y exitosa, con un apodo de "One-Shot Liz" (en referencia a su capacidad para rodar una escena en una sola toma) y una carrera prometedora. La interpretación de Taylor en el clásico Little Women (1949) fue su último papel como adolescente.


La transición a papeles adultos

En octubre de 1948, Taylor se embarcó a bordo del RMS Queen Mary a Inglaterra para comenzar a filmar Conspirator. A diferencia de otros niños actores, Taylor realizó una transición fácil de roles adultos. Para ese entonces, Taylor ya tenía la figura de una mujer madura. Conspirator fracasó en la taquilla, pero la historia de una muchacha americana de 18 años que se enamora perdidamente de un oficial de la Guardia Británica (Robert Taylor) de 38 años, fue elogiado por la crítica por ser su primer papel adulto en una película.

Su primer gran éxito de taquilla en un papel adulto vino como “Kay Bancos” en la comedia Father of the Bride (El padre de la novia, 1950), junto a Spencer Tracy y Joan Bennett. La película dio lugar a una secuela, El padre es abuelo (1951). A la película le fue bien en taquilla, pero sería la próxima imagen de Taylor que determinará el curso de su carrera como actriz dramática.

A finales de 1949, Taylor había comenzado a filmar A Place in the Sun de George Stevens. Tras su lanzamiento en 1951, Taylor fue aclamada por su interpretación de “Angela Vickers”, una mujer malcriada perteneciente a la alta sociedad, que se interpone entre “George Eastman” (Montgomery Clift) y su pobre novia embarazada “Alice Tripp” (Shelley Winters). En 1991, la película sería incluida entre las que preserva el National Film Registry (Registro Nacional de Filmes) de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por ser consideradas «cultural, histórica, o estéticamente significativas».

Otras películas en las que intervino fueron Ivanhoe (1952) con Robert Taylor y Joan Fontaine, La senda de los elefantes (1954) y La última vez que vi París (1954), en donde su papel de “Helen Willis Ellsworth” se basó en la de Zelda Fitzgerald y aunque estaba embarazada de su segundo hijo, Taylor siguió adelante con la película.


1955–79

Después de un papel más sustancial junto a Rock Hudson y James Dean en la épica película de George Stevens, Giant (1956), Taylor fue nominada a un Premio de la Academia a la "Mejor Actriz" por la película El árbol de la vida (1957), ambiciosa producción ambientada en la Guerra de Secesión, pensada para emular el éxito de Lo que el viento se llevó. En el apogeo de su belleza, protagonizó junto a Paul Newman el drama romántico Cat on a Hot Tin Roof (La gata sobre el tejado de zinc, 1958), adaptación de la obra teatral homónima de Tenessee Williams. Recibió múltiples críticas positivas, su segunda nominación al premio Óscar por "Mejor actriz" y su primera candidatura al galardón BAFTA como "Mejor actriz británica".

Durante las décadas de 1950 y 1960 se convirtió en una de las mayores estrellas del firmamento de Hollywood gracias a su presencia en los títulos citados y en otros como Suddenly, Last Summer (De repente el último verano, 1959) junto a Katharine Hepburn y Montgomery Clift (que le proporcionaría su primer Globo de oro y otra nominación al Óscar). Liz Taylor y Montgomery Clift mantuvieron una estrecha amistad hasta la muerte del actor en 1966.

Con Una mujer marcada (1960), donde encarnaba a una prostituta de lujo, Liz Taylor se llevaría su primer Óscar a la "Mejor actriz", tras sumar cuatro nominaciones en años consecutivos, un récord sólo igualado por Marlon Brando. A finales de la década de 1950 se acentuó su rivalidad con Marilyn Monroe, la otra gran estrella de los estudios 20th Century Fox, si bien se especializaron en diferentes papeles: Taylor optó por personajes atormentados, temperamentales y problemáticos, y Marilyn se hizo famosa como prototipo de sex symbol, mayormente en comedias.

Su categoría de estrella quedó reforzada con la película más cara en la historia hasta entonces: Cleopatra (1963). Por esta película, Elizabeth Taylor fue la primera actriz que firmó un contrato por la suma (para entonces astronómica) de un millón de dólares. Sin embargo, varias peripecias la llevaron a superar este récord: los múltiples retrasos y contratiempos del rodaje, y un porcentaje de la taquilla contemplado en su contrato, motivaron que ella terminase cobrando su sueldo multiplicado por siete. Fue en el rodaje de esta película donde conoció a Richard Burton; iniciaron un romance estando ambos casados, lo que provocó un enorme escándalo.

Para partir de mediados de la década de 1960 su participación en el cine fue perdiendo pujanza, aunque aún tuvo ocasión de intervenir en varias películas de relieve, como La mujer indomable (dirigida por Franco Zeffirelli), Reflejos en un ojo dorado con Marlon Brando (bajo la dirección de John Huston) y ¿Quién teme a Virginia Woolf?, de la que se dice es su mejor interpretación, al lado de Richard Burton. Por este trabajo, que en cierta manera reflejaba las desavenencias reales de sus protagonistas, Taylor recibió su segundo Óscar a la "Mejor actriz".

A partir de la década de los 70 la carrera de Taylor en el cine decayó claramente, por lo que comenzó a tomar parte en televisión y teatro. La primera película rodada para la televisión en la que participó fue Divorce His - Divorce Hers, de 1973, donde compartió escena con su entonces esposo Richard Burton y fue dirigida por Waris Hussein. Se trató de un drama en el que el matrimonio conformado por Jane y Martin Reynolds llega a su fin tras 18 años. En ese mismo año acudió al Festival Internacional de Cine de San Sebastián, a presentar su nueva película Una hora en la noche; vivía una temporada difícil por su reciente separación de Richard Burton. Su estancia fue tan fugaz como polémica, pero ella dio muestras de su carácter amable, no exento de rasgos caprichosos propios de su estatus de estrella. En 1976, rodó junto a Ava Gardner y Jane Fonda El pájaro azul, película para el público infantil dirigida por George Cukor, que recibió reseñas neutras y comercialmente no le fue bien.

En 1977, actuó junto a Diana Rigg y Len Cariou en la adaptación cinematográfica de la obra musical A Little Night Music (Dulce Viena), con guion de Ingmar Bergman y dirección de Harold Prince. Recibió mayoritariamente críticas negativas. Más tarde, protagonizó El espejo roto (1980), basada en un relato de Agatha Christie, junto con Angela Lansbury, Tony Curtis, Kim Novak y, su amigo personal, Rock Hudson, bajo la dirección de Guy Hamilton. Se trató de un largometraje que recibió buenas críticas.


1980-2003

A principios de la década 1980, Liz Taylor participó en algunos episodios de las populares telenovelas General Hospital y All My Children. Consecutivamente sus apariciones en televisión se acrecentaron considerablemente, siendo protagonista en 1983 de Between Friends, telefilme escrito por el guionista Shelley List y con la participación especial de Carol Burnett, y en 1984 presentándose como actriz invitada en un episodio de la serie de drama Hotel. Actuó como Madam Conti, la propietaria de un prostíbulo, en la miniserie Norte y Sur, ambientada en la Guerra de Secesión con un amplio elenco que incluía a actores de primera línea como Patrick Swayze, Kirstie Alley, David Carradine, Olivia de Havilland, Robert Mitchum y Gene Kelly. También incursionó en películas para televisión contemporáneas a esta última, como Malice in Wonderland, There Must Be a Pony y Poker Alice.

Participó en dos obras de teatro en el distrito de Broadway: The Little Foxes (1981), llevada a cabo en el Teatro Martin Beck, por la que fue nominada al premio Tony por "Mejor actriz principal de una obra"; y Private Lives (1983), con la dirección de Milton Katselas en el Teatro Lunt-Fontanne. Cabe añadirse que también fue la productora ejecutiva de ambas.

En 1988, después de varios años sin aparecer en el cine, trabajó junto a C. Thomas Howell y Sophie Ward en la película italiana Young Toscanini, bajo la dirección de Franco Zeffirelli. No obstante, el largometraje recibió reseñas negativas y no le fue bien comercialmente. Al año siguiente, Taylor volvió a trabajar en el medio televisivo. Actuó junto a Mark Harmon, Valerie Perrine, Ronnie Claire Edwards y Rip Torn en una adaptación de Sweet Bird of Youth (Dulce pájaro de juventud), dirigida por Nicolas Roeg. Este telefilme actualizaba una obra teatral (ya llevada al cine con Geraldine Page y Paul Newman) basada en la novela homónima de Gavin Lambert.

Desde la década de 1990, Liz Taylor se volcó casi por completo a la televisión. Por ejemplo, le puso la voz al personaje de "Maggie Simpson" en un episodio de la popular serie animada de FOX The Simpsons en 1992 y realizó una breve aparición a modo de cameo en un capítulo de la comedia de situación estelarizada por Fran Drescher, The Nanny en 1994. Interpretó a una mujer millonaria en The Flinstones (1994) de Brian Levant, donde compartió créditos con John Goodman, Rick Moranis, Elizabeth Perkins, Rosie O'Donnell, Kyle MacLachlan y Halle Berry. El filme tuvo mucho éxito comercial y se convirtió en su última labor cinematográfica. Tiempo después, en 2001, se destacó junto a Debbie Reynolds, Shirley MacLaine y Joan Collins en el telefilme These Old Broads, donde hizo el papel de una representante de artistas. Se retiró de la actuación en 2003, tras participar en el programa God, the Devil and Bob.


2003-11

En marzo de 2003, Taylor rechazó la invitación que le realizó la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas para asistir a la 75.ª Ceremonia de entrega de los premios Óscar como muestra de su oposición a la Guerra de Irak.

El 1 de diciembre de 2007, la actriz participó de una función benéfica de la obra teatral Love Letters, donde compartió escena con James Earl Jones. Las entradas tenían un costo de 2.500 dólares. La recaudación fue destinada a la fundación de Taylor.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías