Soy muy malo con la improvisación. Lo odio.


Christoph Waltz nació en Viena (Austria) en el año 1956. A pesar de que sus padres, Johannes Waltz y Elisabeth Urbancic, fueron decoradores, la tradición familiar en el mundo del espectáculo viene desde la generación de sus abuelos, que también fueron actores, así como sus bisabuelos, que trabajaron en el teatro.

Waltz estudió interpretación en el Max Reinhardt Seminar de Viena y en el Lee Strasberg Theatre Institute de Nueva York. Empezó como actor de teatro en escenarios como el Schauspielhaus Zürich, el Burgtheater y durante el Festival de Salzburgo. Christoph Waltz además de hablar alemán (su lengua materna), habla muy bien el inglés, italiano y francés, como quedó claro en su personaje Hans Landa en la película Inglorious Basterds.


Carrera

La primera película en la que participó fue Der Einstand en el año 1977, mientras que su primera película estrenada en los cines fue Fuego y espada en 1982. No fue hasta 2009 cuando recibió las mejores críticas por el trabajo que desempeñó en la película Inglourious Basterds de Quentin Tarantino, adoptando el rol de Hans Landa, un Standartenführer apodado Cazador de Judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Su trabajo en dicha película fue reconocido en el Festival de Cannes, donde recibió el premio al mejor actor y su primer premio Óscar. Cabe destacar que es el segundo actor austriaco, por detrás de Joseph Schildkraut en ganar el Óscar al mejor actor de reparto, ambos de origen vienés.

Tarantino reconoció la importancia de Waltz a su película diciendo lo siguiente:

"Creo que Landa es uno de los mejores personajes que he escrito y que escribiré, y Christoph lo interpretó a la perfección... Es cierto que si no hubiese encontrado a alguien tan bueno como Christoph, no podría haber hecho Inglourious Basterds."

Entre las numerosas películas en que ha participado, también destacan Lapislázuli, estrenada en el Festival Internacional de Cine de Berlín, Bailando con el diablo, ganadora del prestigioso Premio Adolf Grimme, Du bist nicht allein, die Roy Black Story, por la que ganó el Premio de la Televisión de Baviera, de la Televisión Alemana y un León de Oro de RTL. También tuvieron relevancia películas como Agua para elefantes, donde compartió rodaje con Reese Witherspoon y Robert Pattinson y Carnage de Roman Polanski, basada en la exitosa obra Le dieu du carnage de la dramaturga francesa Yasmina Reza. En 2012 volvió a trabajar a la órdenes de Tarantino para la película Django Unchained, por la que ganó el Globo de Oro al mejor actor de reparto y su segundo Óscar en la misma categoría.

El austriaco partía como uno de los favoritos debido a su doble triunfo en los Globos de Oro y en los Bafta. El intérprete agradeció el premio especialmente a Tarantino por atreverse con unos proyectos que otros no harían. Waltz, que le da a su personaje el sentido del humor marca de Tarantino, encarna en la película a un cazarrecompensas encargado de liberar al esclavo Django, interpretado por Jamie Foxx, y de ayudarle a reencontrarse con su esposa, cuya libertad depende de la voluntad del tirano Candie, interpretado por Leonardo Di Caprio, dueño de una de las plantaciones más grandes del Misisipi.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías