"Desde que el hombre existe ha habido música. Pero también los animales, los átomos y las estrellas hacen música"


De los orígenes de la familia Vivaldi se sabe muy poco. Su abuelo, Agostino, era un panadero de Brescia; casado con Margherita, con quien tuvo varios hijos. Uno de ellos fue Giovanni Battista, familiarmente llamado Gianbattista, que nació en 1656 y fue el padre del compositor. Margherita, a la muerte de su esposo, fue a Venecia con sus hijos y Gianbattista empezó a destacar como violinista. En junio de 1676, a los veinte años de edad, contrajo matrimonio con Camilla Calicchio. El músico Gianbattista Vivaldi, apodado Rosso («Rojo») y registrado en algunos documentos como Giovanni Battista Rossi, fue miembro fundador del «Sovvegno de' musicisti di Santa Cecilia», organización profesional de músicos venecianos; asimismo fue violinista en la orquesta de la Basílica de San Marcos y en la del Teatro San Giovanni Grisostomo. Existe una ópera titulada La Fedeltà sfortunata de 1689 compuesta por un Giovanni Battista Rossi —el nombre con el que el padre de Vivaldi se había unido a la Sovvegno di Santa Cecilia.

Infancia

Antonio Lucio Vivaldi nació el 4 de marzo de 1678 en Venecia, entonces capital de la República de Venecia. La comadrona lo bautizó en su domicilio inmediatamente después de su nacimiento, lo que dio lugar a la creencia de que pensaban que su vida estaba en peligro de alguna manera. Aunque no se conoce con certeza, el bautismo inmediato del niño fue probablemente debido o bien a su mal estado de salud o a un terremoto que sacudió la ciudad ese día. En el trauma del terremoto, la madre de Vivaldi pudo haberle destinado al sacerdocio. El bautismo oficial en la iglesia tuvo lugar dos meses después. Antonio tuvo cinco hermanos: Margarita Gabriela, Cecilia Maria, Bonaventura Tomaso, Zanetta Anna y Francesco Gaetano.

Giovanni Battista enseñó a Antonio a tocar el violín y luego recorrió Venecia tocando el violín con su hijo. Probablemente aprendió a tocar el instrumento a una edad temprana, dado el amplio conocimiento musical que había adquirido a la edad de veinticuatro años, cuando comenzó a trabajar en el Ospedale della Pietà. Es probable que Antonio también fuera discípulo de Giovanni Legrenzi. El académico Walter Kolneder aprecia la influencia del estilo de Legrenzi en una de las primeras obras litúrgicas de Vivaldi, Laetatus sum (RV Anh 31), escrita en 1691 a la edad de trece años.


Juventud y ordenación como sacerdote

En 1693, a la edad de quince años, empezó a estudiar para ser sacerdote. El 18 de septiembre de 1693, Antonio ingresó en un seminario y recibió sus primeras órdenes religiosas: ostiario el 19 de septiembre de 1693, lector el 2 de septiembre de 1694, exorcista el 25 de diciembre de 1695 y acólito el 2 de diciembre de 1696. El 4 de abril de 1699 fue ordenado subdiácono, luego diácono —el 18 de septiembre de 1700—, y finalmente ungido sacerdote el 23 de marzo de 1703, a los veinticinco años.

Más inclinado hacia la música que a las obligaciones religiosas, logró que se lo dispensara de dar misa por razones de salud, en 1704. Sus síntomas, «strettezza di petto» («opresión en el pecho»), se han interpretado como una forma de asma y según investigaciones médicas del francés Roger-Claude Travers, parecen haberse tratado de «angor pectoris» (angina de pecho). Esto no le impidió aprender a tocar el violín, componer o participar en actividades musicales, a pesar de que hizo que dejara de tocar instrumentos de viento. Tras su ordenación como sacerdote, le apodaron «Il Prete Rosso» («El cura rojo»). Vivaldi se limitaba a decir misa como sacerdote un par de veces y parecía que se había retirado de las obligaciones sacerdotales, aunque él seguía siendo cura.


Impresario de ópera

A comienzos del siglo xviii, la ópera fue el entretenimiento musical más popular en Venecia y demostró ser el más rentable para Vivaldi. Hubo varios teatros que compiten por la atención del público. Vivaldi comenzó su carrera como compositor de ópera como una actividad secundaria: su primera ópera, Ottone in villa (RV 729) no se representó en Venecia, sino que lo hizo en el Teatro Garzerie en Vicenza en 1713. Al año siguiente, Vivaldi se convirtió en impresario del Teatro San Angelo en Venecia, donde se realizó su ópera Orlando finto pazzo (RV 727). La obra no fue del gusto del público, por lo que se clausuró después de un par de semanas y se reemplazó con una repetición de una obra diferente ya dado el año anterior.

En 1715, presentó Nerone fatto Cesare, con música de diferentes compositores dirigidos por él. La ópera contine once arias y fue un éxito. En la última temporada, Vivaldi planeó representar Arsilda, regina di Ponto (RV 700), una ópera compuesta completamente por él, pero el censor de la ciudad bloqueó la representación. El personaje principal, Arsilda, se enamoraba de otra mujer, Lisea, que se hace pasar por un hombre. Al año siguiente, Vivaldi consiguió que el censor aceptara la representación de la ópera y fue un rotundo éxito.

En este periodo, el Ospedalle le encargó varias obras litúrgicas. Las más importantes fueron dos oratorios. Moyses Deus Pharaonis, se perdió. El segundo, Juditha Triumphans , celebraba la victoria de la República de Venecia contra el Imperio otomano y la captura de la isla de Corfú. Compuesta en 1716, es una de sus obras sacras más destacadas. Las once partes cantadas fueron interpretadas por chicas del Ospedalle, tante los papeles masculinos como los femeninos. Muchas de las arias incluyen partes de instrumentos solistas —flautas dulces, oboes, violas de amor y mandolinas— que muestran el talento que tenían las chicas. También en 1716, Vivaldi escribió y produjo dos óperas más, L'incoronazione di Dario y La costanza trionfante degl'amori e degl'odii (RV 706). La última fue tan popular que se representó dos años después, reeditada y con nuevo título, Artabano re dei Parti (RV 701, ahora perdida). También se escenificó en Praga en 1732. En los años siguientes, Vivaldi escribió varias óperas que fueron representadas por toda Italia.


Mantua y Las cuatro estaciones

En 1717 o 1718, le ofrecieron a Vivaldi un nuevo prestigioso puesto como maestro de capilla en la corte de Felipe de Hesse-Darmstadt, gobernador de Mantua. Se trasladó allí durante tres años y produjo varias óperas, entre las que se encuentra Tito Manlio (RV 738). Durante su estancia en la ciudad, Vivaldi conoció a una joven aspirante a cantante, Anna Tessieri Girò, que se convertiría en su discípula y prima donna favorita. Anna, junto con su hermanastra mayor Paolina, pasaron a formar parte de la comitiva de Vivaldi y lo acompañaron regularmente en sus muchos viajes. Hubo especulaciones sobre la naturaleza de la relación entre Vivaldi y Girò, pero no hay ninguna evidencia que indique que había algo más allá de la amistad y la colaboración profesional. Aunque Vivaldi fue cuestionado por su relación con Anna Girò, negó rotundamente cualquier relación romántica en una carta a su patrón Bentivoglio, fechada el 16 de noviembre de 1737.

Durante este periodo Vivaldi escribió Las cuatro estaciones, cuatro conciertos para violín que representan escenas apropiadas para cada estación del año. Tres de los conciertos fueron originales en su concepción, mientras que el primero, «Primavera», tomó prestados motivos de una sinfonía del primer acto de su ópera contemporánea Il Giustino. La inspiración para los conciertos le viniera probablemente de los campos de Mantua. La obra fue una revolución musical en su concepción: en estos conciertos Vivaldi representó arroyos fluyendo, pájaros cantando (de diferentes especias, cada uno caracterizado específicamente), perros ladrando, mosquitos zumbando, pastores llorando, tormentas, bailarines borrachos noches silenciosas, partidas de caza tanto desde el punto de vista de los cazadores como de las presas, paisajes helados, niños patinando sobre hielo y cálidos fuegos en invierno. Cada concierto está asociado a un soneto, posiblemente de Vivaldi, que describe las escenas representadas en la música. Feron publicados como los primeros cuatro conciertos en una colección de doce, Il cimento dell'armonia e dell'inventione, Opus 8, publicada en Ámsterdam por Michel-Charles Le Cène en 1725.

En 1721, fue a Milán, donde presentó el drama pastoral La Silvia (RV 734, sobreviven nueve arias). Visitó de nuevo la ciudad el año siguiente con el oratorio L'adorazione delli tre re magi al bambino Gesù (RV 645, también perdido). En 1722, se mudó a Roma, donde introdujo le dio un nuevo estilo a sus óperas. El nuevo papa Benedicto XIII lo invitó a que tocara para él. En 1725, Vivaldi volvió a Venecia, donde produjo cuatro óperas en el mismo año.


Últimos años

En la cúspide de su carrera, Vivaldi recibió encargos de la nobleza y realeza europea. La serenata (cantata) Gloria e Imeneo (RV 687), de 1725, fue un encargo del embajador francés en Venecia para la celebración del matrimonio de Luis XV. Al año siguiente, escribió otra serenata, La Sena festeggiante (RV 694), que fue estrenada en la embajada de Francia para celebrar el nacimiento de las princesas francesas, Ana Enriqueta y Luisa Isabel. La Cetra Opus 9 estaba dedicada al emperador Carlos VI. En 1728, Vivaldi conoció al emperador mientras que éste estaba de visita en Trieste para revisar la construcción de un nuevo puerto. Carlos admiraba la música del compositor tanto que dijo que había hablado más con el compositor durante su encuentro que lo que había hablado con su ministros en los últimos dos años. Le otorgó a Vivaldi el título de caballero, una medalla de oro y una invitación a Viena. El compositor le correspondió con un manuscrito de La Cetra, un conjunto de conciertos casi por completo diferentes del conjunto con el mismo título y publicados como Opus 9. La impresión probablemente se retrasó, lo que obligó a Vivaldi a preparar una improvisada versión para el emperador.

Vivaldi viajó a Viena y Praga en 1730 acompañado por su padre, donde presetó su ópera Farnace (RV 711). Algunas de sus óperas tardías las creó en colaboración con dos de los principales escritores italianos de la época. L'olimpiade y Catón en Útica fueron escritas por Pietro Metastasio, el principal representante del movimiento arcadiano y poeta de la corte en Viena. Un joven Carlo Goldoni reescribió Griselda a partir de un libreto previo de Apostolo Zeno.

Como muchos compositores contemporáneos, en los últimos años de su vida Vivaldi pasó dificultades económicas. Sus composiciones ya no tenían tanta estima como antes en Venecia, ya que habían cambiado rápidamente los gustos musicales y eran consideradas pasadas de moda. En respuesta, Vivaldi optó por vender un número considerable de sus manuscritos a precios ínfimos para financiar su desplazamiento a Viena.La razón de su marcha de la ciudad no está clara, pero parece probable que, después del éxito de su encuentro con el emperador Carlos VI, deseara conseguir el puesto como compositor en la corte imperial. En su viaje a Viena, Vivaldi pudo haberse detenido en Graz para visitar a Anna Girò.

También es probable que Vivaldi fuera a Viena para escenificar óperas, especialmente porque residió cerca del Kärntnertortheater. Poco después de su llegada a la ciudad, Carlos VI falleció, lo que le hizo perder cualquier protección imperial o una fuente de ingresos regular. Al poco, Vivaldi empobreció y murió de una «infección interna» durante la noche del 27 al 28 de julio de 1741, a la edad de 63 años, en una casa propiedad de una viuda de un fabricante de sillas de montar vienés. El 28 de julio fue enterrado en un tumba sencilla del cementerio que era propiedad de un hospital público, cerca de la Iglesia de San Carlos Borromeo. Su funeral tuvo lugar en la catedral de San Esteban. El coste del funeral con un «Kleingeläut» fue de 19 Gulden 45 Kreuzer, que era bastante caro para el más bajo tipo de repique de campanas.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías