"Ayudar a los más necesitados es una parte esencial de mi vida, una especie de destino"


Diana Frances Spencer nació en el seno de una familia perteneciente a la aristocracia británica, siendo la hija menor del matrimonio formado por John Spencer, VIII conde de Spencer y su primera esposa, la Honorable Frances Ruth Burke Roche, hija de Mauricio Roche, IV barón de Fermoy. Nació en Park House, Sandringham, Norfolk, Inglaterra, el 1 de julio de 1961 a las 6:45 de la tarde. Bautizada en la iglesia de Santa María Magdalena por el reverendo Percy Herbert (rector de la iglesia y exobispo de Norwich y Blackburn), tuvo como uno de sus padrinos a John Floyd, presidente de Christie's. Fue la tercera hija de la familia, precedida por Lady Sarah Spencer (1955), Lady Jane Spencer (1957) y John Spencer (1960); y seguida por Charles Spencer (1964). En rigor Diana no era de origen plebeyo (commoner), como es el caso de Catalina de Cambridge.

A raíz del divorcio de sus padres en 1969, Diana, su madre y un hermano menor tuvieron que ir a vivir a un apartamento en Knightsbridge, Londres, donde asistió a una escuela regular. La Navidad de ese año, John Spencer les negó a ella y su madre el regreso a Londres. Lady Althorp (no llegó nunca a ser condesa de Spencer, ya que el divorcio se produjo antes de que su exmarido heredase el título) fue demandada por la custodia de sus hijos y un testimonio de lady Fermoy en contra de su hija durante el juicio contribuyó a la decisión del tribunal para otorgar la custodia de Diana y su hermano a su padre.

En 1976, John Spencer se casó con Raine, condesa de Dartmouth, la única hija de la novelista romántica Barbara Cartland. Tras ser nombrada como la "otra parte" en la Dartmouths, se divorció. Durante ese tiempo Diana viajó por todo el país, compartiendo tiempo con su padre en Northamptonshire, y con su madre en la isla de Seil frente a la costa occidental de Escocia. Al igual que sus hermanos, nunca llegó a vivir en compañía de su madrastra.

Educación

Diana se educó en la escuela Silfield Kings Lynn, en Norfolk, luego en Riddlesworth Hall en Norfolk y en West Heath Girls' School en Sevenoaks, Kent, donde era considerada una mala estudiante que había fallado todos sus niveles. En 1977, a la edad de 16 años, dejó West Heath y asistió brevemente al Instituto Alpin Videmanette, una subsidiaria de la escuela en Rougemont, Suiza (fue entonces y mientras era acompañada por su hermana, Lady Sarah, cuando consiguió reunirse por primera vez con su futuro marido). Diana informa haber sobresalido en natación y buceo, pero su deseo era convertirse en bailarina, por lo que asistió a clases de ballet durante un tiempo.

Antes de cumplir 17 años se mudó a Londres, a un apartamento de Coleherne Corte en el Earls Court de la zona de Kensington y Chelsea, donde vivió hasta 1981.

Matrimonio

El 29 de julio de 1981 contrajo matrimonio en la catedral de San Pablo de Londres con el príncipe Carlos de Gales, trece años mayor que ella. Todas las casas reales asistieron al enlace, con excepción del rey español Juan Carlos I, quien declinó la invitación puesto que la luna de miel de la pareja incluía una escala en Gibraltar. Tras el matrimonio, Lady Diana se convertiría en Su Alteza Real la princesa de Gales. A partir de entonces se volvió muy popular, tanto por su colaboración en obras humanitarias como por su carisma. Fue acosada por la prensa y su estilo de vestir o peinados marcaron tendencia, siendo muy imitados. No obstante, la princesa fue objeto de críticas por su personalidad inestable.

La relación con su esposo empezó a mostrar fisuras al terminar la década de los 80, y a comienzos de los años 90 el distanciamiento entre ambos cónyuges era evidente. La «prensa amarilla» sacó partido de la situación revelando a una solitaria y rebelde Lady Di contra un aburrido y flemático príncipe de Gales, sujeto a las rígidas costumbres monárquicas.

La pareja real tuvo dos hijos: los príncipes Guillermo (William) y Enrique (Harry). Diana les inculcó valores humanistas y con ellos realizó actividades nunca antes vistas dentro de la monarquía, con la firme determinación de que tuvieran una infancia normal a pesar de su estatus: los llevó a restaurantes de comida rápida, parques temáticos o bien a centros de tratamiento para enfermos de Sida y albergues de necesitados, procurando que sus hijos conocieran de primera fuente la situación de los más desfavorecidos.

En 1995, Diana ofreció a la cadena pública BBC una de las entrevistas más famosas, polémicas y tal vez la más memorable para el pueblo británico. En ella rompió su silencio, admitiendo públicamente la práctica de bulimia y autolesiones, o que era víctima de acoso rutinario por parte de fotógrafos, paparazis y periodistas. También se refirió al propio sufrimiento y el mínimo apoyo por parte de la familia real; a sus propias infidelidades, y que el heredero al trono también cometió adulterio con su viejo amor (en clara referencia a Camilla Parker-Bowles) cuando el matrimonio regio empezó a ir mal. Finalmente propuso un concepto diferente de monarquía: vinculado más estrechamente con el pueblo.

En 1992 el matrimonio se separó de hecho, fractura que terminó en divorcio el 28 de agosto de 1996, privando a la princesa de Gales de su categoría de «Alteza Real» (limitada ahora al título de princesa de Gales).

Divorcio

El 28 de agosto de 1996, Diana se separó oficialmente de su marido, convirtiéndose en la única princesa no real de la historia del Reino Unido; sin embargo pudo mantener su residencia en el palacio de Kensington. Su propósito era mantener buenas relaciones con la Familia Real Británica por el bien de sus hijos, Guillermo y Enrique (en ese momento, segundo y tercero en la línea de sucesión al trono británico). Tras el divorcio, Diana tuvo que restituir a la Reina la Tiara de los enamorados de Cambridge, un obsequio de bodas que Su Majestad había dado a la princesa y que usó en múltiples ocasiones. Desde entonces Diana se convirtió en una mujer libre, proyectando una imagen aún más carismática, cercana y enfocada en proyectos solidarios. También prestó su imagen pública a diferentes organismos humanitarios y apareció en multitud de actos en beneficio de los sectores más marginados de la sociedad. Por aquel entonces ya era considerada un ícono de moda y elegancia a nivel internacional. Entretanto, la prensa sensacionalista continuó explotando todas las facetas imaginables de Lady Di.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías