Millet fue una fuente importante de inspiración para Vincent van Gogh, particularmente durante su primer período



Juventud

Millet fue el primogénito de Jean-Louis-Nicolas y Aimée-Henriette-Adélaïde Henry Millet, miembros de la comunidad campesina en la aldea de Gruchy, municipio de Gréville-Hague, Normandía.1 Bajo la guía de dos sacerdotes de aldea, Millet aprendió latín y los autores modernos, antes de que lo enviaran a Cherburgo en 1833 para estudiar con un retratista llamado Paul Dumouchel. Para el año 1835 estudiaba a tiempo completo con Lucien-Théophile Langlois, un pupilo de Baron Gros, en Cherburgo. Langlois y otros lo apoyaron económicamente para que pudiera trasladarse a París en 1837, donde estudió en la École des Beaux-Arts con Paul Delaroche. En 1839 acabó su aprendizaje y lo primero que presentó al Salón fue rechazado.


París

Después de que le aceptaran por primera vez una pintura para el Salón, un retrato, en el año 1840, Millet regresó a Cherburgo para comenzar una carrera como retratista. Después de 1840 se alejó del estilo de pintura oficial y cayó bajo la influencia de Honoré Daumier, de quien aprendió el sentido del contraste de luces y sombras, así como la construcción del cuerpo humano, con simplicidad de volúmenes.

En 1841 se casó con Pauline-Virginie Ono, y se trasladaron a París. Después de ser rechazado en el Salón de 1843 y de que Pauline muriera por consunción, Millet volvió de nuevo a Cherburgo.1 En 1845 Millet se trasladó a El Havre con Catherine Lemaire, con la que se casaría en una ceremonia civil en 1853; tendrían nueve hijos, y seguirían juntos durante el resto de la vida de Millet.2 En El Havre pintó retratos y pequeñas piezas de género durante varios meses, antes de regresar a París.

Fue en París, a mediados de la década de 1840 cuando Millet se hizo amigo de Constant Troyon, Narcisse Díaz, Charles Jacque, y Théodore Rousseau, artistas que, como Millet, serían relacionados con la escuela de Barbizon; Honoré Daumier, cuyo dibujo de figuras influiría en las posteriores representaciones que Millet hizo de sujetos campesinos; y Alfred Sensier, un burócrata gubernamental que se convertiría en un defensor de por vida y con el tiempo el biógrafo del artista.3 En 1847 obtuvo su primer éxito en el Salón, con el cuadro Edipo bajado del árbol, y en 1848 el gobierno compró su Ahechador.

La cautividad de los judíos en Babilonia, el trabajo más ambicioso de Millet hasta la fecha, fue desvelado en el Salón de 1848, pero se burlaron de él tanto los críticos como el público. La pintura al final despareció poco después, lo que lleva a los historiadores a creer que Millet la destruyó. En 1984, científicos del Museo de Bellas Artes en Boston radiografiaron la pintura de Millet del año 1870 titulada La joven pastora buscando pequeños cambios, y descubrieron que fue pintada sobre La cautividad. Actualmente se cree que Millet reutilizó el lienzo cuando los materiales escasearon debido a la Guerra Franco-Prusiana.


Barbizon

En 1849 Millet pintó Segadores, un encargo del Estado. En el Salón de aquel año expuso Pastora sentada al borde del bosque, un óleo muy pequeño que marcó su apartamiento de los previos temas pastorales idealizados, en favor de un enfoque más realista y personal. En junio de 1849 llegó a Barbizon, con Catherine y sus hijos, entrando en el círculo de la escuela que toma el nombre de esta localidad.

En 1850 Millet llegó a un acuerdo con Sensier, quien proporcionó al artista materiales y dinero a cambio de dibujos y pinturas, conservando Millet el derecho de seguir vendiendo obras a otros compradores. En el Salón de ese año expuso Labradores y El sembrador, su primera gran obra maestra y la primera del icónico trío de pinturas que incluiría Las espigadoras y El Ángelus.

Desde 1850 a 1853 Millet trabajó en Segadores descansando (Rut y Boaz), una pintura que él consideraría la más importante, y en la que más tiempo trabajó. Concebida para rivalizar con sus héroes Miguel Ángel y Poussin, también era la pintura que marcó su transición desde la representación de imaginería simbólica de la vida campesina a aquella de las condiciones sociales contemporáneas. Fue la única pintura a la que puso fecha, y fue la primera obra que cosechó reconocimiento oficial, una medalla de segunda clase en el Salón de 1853.

Millet, poseía un profundo sentido de la naturaleza, al igual que Théodore Rousseau: la interpretaba (más que reflejarla sin más) comprendiendo las voces de la tierra, los árboles o los senderos. Millet afirmaba sentir en la naturaleza más de lo que los sentidos le daban. El tono a ratos sentimental de sus obras (El Ángelus, La muerte y el leñador) le aleja un tanto del otro gran realista, Courbet, más áspero y rebelde.

El autor buscará retratar a la gente humilde y campesina en un gesto de admiración por la gente pobre del mundo rural, seduciendo a los republicanos y exasperando a la burguesía por tratar esto como tema central en su obra.


Legado

Millet fue una fuente importante de inspiración para Vincent van Gogh, particularmente durante su primer período. Millet y su obra son mencionados muchas veces en las cartas de Vincent a su hermano Theo. Los paisajes tardíos de Millet servirían como puntos de referencia influyentes para las pinturas que Claude Monet hizo de la costa de Normandía; su contenido estructural y simbólico influyeron a Georges Seurat también.

Millet es el principal protagonista de la obra de Mark Twain Is He Dead? (1898), en la que es representado como un joven artista malviviendo que simula estar muerto para lograr fama y fortuna. La mayor parte de los detalles sobre Millet en la obra son ficción.

La pintura de Millet L'homme à la houe inspiró el famoso poema "The Man With the Hoe" (1898) de Edwin Markham.

El Ángelus fue reproducido frecuentemente en los siglos XIX y XX. Salvador Dalí estaba fascinado por esta obra, y escribió un análisis sobre ella, El mito trágico de El Ángelus de Millet. Más que ver en la obra paz espiritual, Dalí creía que transmitía mensajes de agresión sexual reprimida. Dalí también opinaba que las dos figuras están rezando sobre la tumba de su niño muerto, más que el Ángelus. Dalí insistió tanto en este hecho que al final radiografiaron el lienzo, confirmando sus sospechas: la pintura contiene una forma geométrica sobre la que se pintó después, muy parecida a un ataúd. Sin embargo, no se sabe si Millet cambió de opinión sobre el significado de la pintura, incluso si esa forma es realmente un ataúd.


Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías