Puedo divertirme todo lo que quiera antes de una carrera, pero cuando el juez de salida grita: ¡en sus marcas! me concentro y se que es hora de correr. Hoy he demostrado a la gente que mis récords mundiales en Pekín no fueron un chiste.


Primeros años



Usain Bolt nació en Sherwood Content, una pequeña localidad de la parroquia de Trelawny, Jamaica, donde creció junto a sus padres, Wellesley y Jennifer Bolt, y sus hermanos Sadeeki, y Sherine.Sus progenitores administraban una tienda ubicada en la zona rural, en la que Bolt pasaba el tiempo jugando críquet y fútbol junto a su hermano. De hecho, él recordaría esos años con estas palabras: «Cuando era joven, no pensaba en otra cosa que no fuera el deporte».

De niño asistía a la escuela Waldensia, y fue allí donde comenzó a exhibir sus habilidades en las carreras de velocidad, ya que corría en el evento anual escolar en el nivel primario de la parroquia de Trelawny. A los doce años, se convirtió en el corredor más rápido de su escuela en los 100 m lisos.

Cuando ingresó a la escuela secundaria William Knibb, continuó concentrado en los deportes. Su velocidad en el terreno de juego ya era advertida por su entrenador de críquet, quien le recomendó practicar el atletismo. Pablo McNeil, ex atleta olímpico en pruebas de velocidad, junto a Dwayne Barrett, comenzaron a entrenarle y le motivaron para que desarrollara sus aptitudes atléticas. Esa institución educativa había tenido éxitos en el atletismo con anteriores estudiantes, entre ellos el velocista Michael Green. Bolt ganó su primera presea en el evento colegial de secundaria el 2001, llevándose la medalla de plata en los 200 m con registro de 22,04 s. McNeil se convirtió en su entrenador principal y sostendría una buena relación de amistad con el muchacho, aunque en ocasiones se frustraba por su falta de dedicación y la inclinación a gastar bromas.


Primeras competiciones

Ese mismo año empezó a participar en eventos internacionales. En los Juegos Carifta formó parte del equipo jamaicano y consiguió una marca personal de 48,28 s en los 400 metros lisos, ganando una medalla de plata. En los 200 m también se adjudicó otra presea plateada con un tiempo de 21,81 s. Además, tuvo su primera experiencia en un evento mundial durante el Campeonato Mundial Juvenil en Debrecen, Hungría, y aunque en los 200 m lisos no pudo clasificar a la final, implantó una marca personal de 21,73 s.

Sin embargo, pese al roce internacional el joven todavía no tomaba en serio el atletismo, y muestra de ello era su comportamiento infantil cuando en cierta ocasión se escondió en la parte trasera de una furgoneta, precisamente el día que participaría en la final de los 200 m de las pruebas clasificatorias para los Juegos CARIFTA. La broma le costó cara, ya que fue apresado por la policía, y su entrenador sufrió el reproche del público. Sin embargo, el incidente no pasó más, y ambos viajaron a los Juegos CARIFTA, adonde impuso récords del campeonato en los 200 y 400 m con registros de 21,12 s y 47,33, respectivamente. Posteriormente, registró otros récords de 20,61 s y 47,12 s en ambas pruebas en las finales centroamericanas y del Caribe en categoría junior.

Ya en ese tiempo, el primer ministro Percival James Patterson reconocía el talento del joven, por lo que dispuso que se estableciera en Kingston, junto a Jermaine Gonzales, para que entrenase en la Asociación de Atletismo Amateur de Jamaica (JAAA por sus siglas en inglés) en las instalaciones de la Universidad Tecnológica.


Salto a la fama

El Campeonato Mundial Junior de Atletismo de 2002, que se desarrolló en Kingston, Jamaica, le dio la oportunidad a Usain Bolt de mostrar sus atributos ante la mirada internacional. Tenía 15 años y una altura aproximada de 1,94 m, por lo que sobresalía entre sus mismos compañeros de equipo. En dicho certamen, ganó la prueba de los 200 m con un tiempo de 20,61 s; 3 centésimas más lento que su marca personal de 20,58 s que había impuesto en la primera ronda; pero la victoria lo consagró como el más joven en alcanzar una medalla de oro en categoría junior en la historia hasta ese momento.

Pese a que la experiencia le provocó nerviosismo (hasta el colmo de calzarse las zapatillas en los pies equivocados), al fin y al cabo le resultó provechosa, ya que él mismo se propuso que nunca más sería afectado por la ansiedad antes de una carrera. Además, como miembro del equipo de relevo de Jamaica, se agenció dos medallas de plata e implantó dos récords en categoría junior en las pruebas de los 4x100 m y 4x400 m con registros de 39,15 s y 3:04,06, respectivamente.

Las medallas continuaron acumulándose, ya que ganaría cuatro preseas doradas en los Juegos CARIFTA de 2003, y se adjudicaría el trofeo «Austin Sealy» por el atleta más destacado de los juegos. También se agenció otra medalla de oro en el Campeonato Mundial Juvenil de Atletismo de 2003, e implantó un nuevo récord del torneo en los 200 m con un tiempo de 20,40 s, a pesar de un viento en contra de 1,1 m/s. Michael Johnson, plusmarquista mundial de los 200 m lisos, se percató de su potencial, pero creía que el joven podría estar bajo presión, aunque aseveró que todo dependería de lo que hiciese en los próximos cinco años. Estos logros habían impresionado a las altas autoridades del atletismo, por lo que recibió el premio al mejor atleta juvenil del año 2002.

Posteriormente, Bolt puso todo su interés en los 200 m, e igualó la marca junior de Roy Martin con un tiempo de 20,13 s en el Campeonato Panamericano Junior. Ese resultado atrajo la atención de la prensa deportiva, y debido a su desempeño en los 200 y 400 m, se le nominó como el posible sucesor de Michael Johnson. De hecho, a los dieciséis años, había alcanzado marcas que Johnson no había registrado hasta los veinte años, y su marca en los 200 m era superior a la de Maurice Greene en esa misma temporada.

En su último campeonato jamaicano de secundaria de 2003, batió los registros personales de los 200 y 400 m con tiempos de 20,25 s y 45,30 s, respectivamente. En dichas carreras había establecido mejores marcas que las anteriores, superando los 200 m por medio segundo y los 400 m por casi un segundo.

Mientras tanto, el joven crecía en popularidad en su país, y el mismo Howard Hamilton, Procurador General de Jamaica, pidió a la JAAA que fortaleciera su salud y evitara fatigarle. Además le denominó como «el mejor velocista que la isla haya engendrado». Empero, la fama y las atracciones de la ciudad capital Kingston, empezaron a convertirse en un contratiempo para el bisoño deportista. Bolt llegó a despreocuparse de su carrera y prefería alimentarse de comida rápida, jugar baloncesto, e irse de juerga en los clubes de la ciudad. Por la ausencia de una rutina ordenada, empezó a confiarse de su talento natural para derrotar a sus competidores.

Siendo el campeón de los 200 m, tanto en el campeonato mundial juvenil como el junior, estaba seguro de ganar la prueba en el Campeonato Mundial de 2003, que tuvo lugar en París. De hecho, había derrotado a todos sus competidores en las pruebas de clasificación, pero era realista en sus probabilidades y razonaba que, aunque no llegara a la final, consideraría una marca personal como buena. Sin embargo, sufrió de conjuntivitis antes del evento, por lo que su calendario de entrenos se vio totalmente alterado. Al darse cuenta que no llegaría en plena condición física, la JAAA le impidió participar en el campeonato, basándose en que era demasiado joven e inexperto. Bolt se desmoralizó por haber perdido la oportunidad de participar en el evento, pero se esmeró en mejorar su condición física para ganar una plaza en el equipo olímpico. A pesar de todo, fue reconocido nuevamente como el mejor atleta juvenil del 2003.




Carrera profesional


Inicios (2004-2007)

Bajo la dirección de su nuevo entrenador Fitz Coleman, Bolt inició en el profesionalismo el año 2004, y su primera competición fue en los Juegos CARIFTA de Bermudas. Allí se consagró como el primer velocista en categoría junior en correr los 200 m por debajo de los veinte segundos, por lo que implantó un nuevo récord con un registro de 19,93 s. Además, fue galardonado nuevamente con el trofeo «Austen Sealy» como el mejor atleta del evento. Una lesión en el tendón de la corva casi impidió su asistencia al Campeonato Mundial Junior de ese año, pero fue seleccionado para el equipo olímpico de Jamaica. Asistió a los Juegos Olímpicos de Atenas lleno de confianza y con un nuevo récord en su haber. Sin embargo, una lesión en la pierna le impidió correr a plenitud y terminó eliminado en la primera ronda de los 200 m con un registro opaco de 21,05 s. Los duros entrenamientos de esos años parecían afectarle, ya que ha padecido de escoliosis y su pierna derecha es más corta.

Pese a todo, instituciones colegiales de los Estados Unidos le ofrecieron becas para atletas en base a su notable desempeño, pero el jovencito de la parroquia de Trelawny las rechazó todas, alegando que se encontraba satisfecho de permanecer en su natal Jamaica. Por el contrario, escogió los alrededores de la Universidad Tecnológica como su campo de entrenamiento, a pesar del anticuado gimnasio y la gastada pista de atletismo que había utilizado desde sus años de amateur.

El año 2005, Bolt comenzó a trabajar con su nuevo entrenador Glen Mills, a lo que sumaría un cambio de actitud con respecto al atletismo. Mills sabía del potencial del atleta y se propuso modificar cualquier tipo de comportamiento alejado de su profesión; además le llevó a consulta con el médico alemán Muller-Wolhlfahrt para el tratamiento de la escoliosis, y desde entonces comenzó a fortalecer esa debilidad en su cuerpo. La preparación arrancó para la siguiente temporada, y tendría como compañeros a experimentados velocistas como Kim Collins y Dwain Chambers. Ya para el mes de julio, superaría por un tercio de segundo la marca de los 200 m en el campeonato centroamericano y del Caribe con un tiempo de 20,03 s, y posteriormente estableció su mejor registro personal del año en la misma prueba en la ciudad de Londres, Inglaterra, en el Crystal Palace, parando el reloj en 19,99 s.

No obstante, el infortunio apareció una vez más en el Campeonato Mundial de Atletismo de 2005. Previo al evento, Bolt sabía que su trabajo personal y deportivo había mejorado desde los Juegos Olímpicos de 2004, y consideraba que en el campeonato mundial llenaría las expectativas del público; él mismo aseveraba que quería superar lo ocurrido en Atenas. De hecho, calificó a la final de los 200 m con registros menores a los 21 segundos, pero sufrió una lesión durante la carrera y acabó en el último lugar con un tiempo de 26,27 s.

En suma, las lesiones le impidieron completar la temporada, por lo que el joven no tuvo la oportunidad de demostrar su talento en los eventos profesionales. Para colmo de males, se vio involucrado en un accidente de tránsito en el mes de noviembre, y aunque apenas sufrió rasguños en su cara, su calendario de entrenamiento debió alterarse.

Su mánager Norman Peart cambió el entrenamiento regular del joven atleta por uno menos intenso. Bolt recuperó poco a poco su nivel y llegó a ser incluido entre los mejores cinco atletas del mundo en los años 2005 y 2006.4 Además, Peart y Mills se plantearon entrenarle en distancias más largas, por lo que proyectaron que los 400 m pasara a ser su evento primordial entre los años 2007 y 2008. Por el contrario, Bolt no estaba del todo entusiasmado, y dejó en claro que se sentía más cómodo en menores distancias.

En marzo de 2006, otra lesión en el tendón de la corva le impidió competir en los Juegos de la Mancomunidad de Melbourne, y no pudo correr hasta el mes de mayo. Una vez recuperado, fue sometido a nuevos ejercicios de entrenamiento para mejorar su flexibilidad, y los planes para los 400 m quedaron suspendidos.

Cuando regresó, los 200 m permanecieron como su evento primario; y para demostrarlo superó a Justin Gatlin en Ostrava, República Checa, con un nuevo récord de la competición. Bolt aspiraba correr por debajo de los veinte segundos e implantar una marca personal de la temporada, pero estaba satisfecho por la victoria considerando que el clima había impedido un buen desempeño. Pese a todo, registró una marca por debajo de los veinte segundos en el Gran Premio de Lausana, Suiza, con un tiempo de 19,88 s, récord personal que le había otorgado la medalla de bronce por detrás de Xavier Carter y Tyson Gay.

El 2006 se propuso nuevas metas, así como ganar más experiencia. Para ese tiempo, se consideraba más capaz de correr distancias largas, por lo que trataría de competir en los 200 y 400 m en los próximos dos años. Su primera medalla en competiciones profesionales llegó en el IAAF World Athletics Final de Stuggart, Alemania, con un tiempo de 20,10 s que le valió el tercer puesto. Para la Copa Mundial de Atletismo de Atenas, Grecia, se agenció su primera medalla plateada. El estadounidense Wallace Spearmon ganó la medalla de oro con un récord del campeonato de 19,87 s, por delante del tiempo del jamaicano que era de 19,96 s.

Más reconocimientos en los 200 m llegarían en eventos regionales e internacionales el 2007. Sin embargo, deseaba competir en los 100 m, pero su entrenador Mills trataba de convencerlo que podría hacerlo, una vez que superara el récord nacional de los 200 m. De hecho, en el campeonato jamaicano estableció la nueva marca nacional de 19,75, rebajando en 0,11 centésimas el tiempo que había ostentado Don Quarrie por 36 años.

Al fin, Mills cedió ante el interés de Bolt de correr los 100 m, por lo que participó en dicha prueba en Retino, Grecia. El resultado fue exitoso, ya que impuso un récord personal de 10,03 s, se agenció la medalla de oro, y lo más importante, acabó muy entusiasmado.

Otro buen resultado llegaría en el Campeonato Mundial de Atletismo de 2007 en Osaka, Japón, al adjudicarse la medalla de plata en los 200 m con registro de 19,91 s con un viento en contra de 0,8 m/s.34 Dicha marca quedó opacada por el tiempo de Tyson Gay de 19,76 s, nuevo récord del evento.

En la carrera de relevos 4x100, Bolt —junto a Asafa Powell, Marvin Anderson y Nesta Carter—, implantaron un nuevo récord nacional de 37,89 s, por detrás de los estadounidenses que tuvieron un registro de 37,78 s. Aunque no ganó ninguna medalla de oro, Mills consideraba que su técnica había mejorado, especialmente en el balance del cuerpo en la curva de los 200 m, y además había incrementado la frecuencia de la zancada, lo que le daba más potencia en la pista.



Plusmarquista mundial

Las medallas logradas en Osaka motivaron a Bolt, y desde entonces tomó más en serio su carrera profesional. Concentró sus esfuerzos la prueba de los 100 m, por lo que se apuntó para un evento en Kingston, el 3 de mayo de 2008. Ese día su registro fue de 9,76 s, con el viento a su favor a una velocidad de 1,8 m/s que mejoró notablemente su marca personal de 10,03 s. Ese registro era el segundo mejor tiempo en la historia de la prueba; únicamente por detrás de la implantada por Asafa Powell de 9,74 s en Rieti, Italia. Tyson Gay se congratuló por el resultado, elogiando a Bolt por su estado físico y técnica. Por su parte, Michael Johnson, quien observaba la carrera, aseveró que se encontraba entusiasmado por el progreso del joven velocista en los 100 m. El mismo Bolt estaba sorprendido, aunque el entrenador Glen Mills estaba confiado en que lo mejor estaba por venir.

El augurio de Mills se hizo realidad antes que terminara el mes, cuando Bolt implantó la nueva marca mundial de los 100 m el 31 de mayo de 2008. Con el viento a favor de 1,7 m/s, paró el reloj en 9,72 s en el Reebook Grand Prix que se desarrollaba en el Icahn Stadium de la ciudad de Nueva York, rebajando la marca absoluta de Powell. Además, la hazaña tenía más realce por ser apenas su quinta carrera a nivel profesional.

Pese al logro, en junio del 2008 Bolt respondió a las críticas que le tildaban de holgazán, aseverando que eran injustificadas y que entrenaba muy fuerte para mejorar su potencial. Sin embargo, dejó entrever que dichos comentarios se debían a su falta de entusiasmo en la prueba de los 400 m. Por el contrario, en los 200 m Bolt también demostró que podía obtener victorias en diversos escenarios: primero fue en Ostrava con un récord de la temporada, y después en Atenas cuando estableció el récord nacional por segunda ocasión con registro de 19,67 s. Aunque Mills prefería que Bolt corriese en distancias más largas, su asentimiento al deseo de su pupilo de correr en los 100 m resultó provechoso para ambos. Teniendo como objetivo los Juegos Olímpicos de ese año, Bolt estaba más concentrado en su preparación y cumplía adecuadamente el calendario de entrenamiento para incrementar su velocidad y fuerza en las pruebas de 100 y 200 m. Su confianza crecía y estaba seguro que se desempeñaría de manera óptima.



Los Juegos Olímpicos de Pekín

Previo a los Juegos Olímpicos, Bolt había anunciado que participaría en las pruebas de 100 y 200 m, de las cuales él era el favorito. El mismo Michael Johnson le respaldaba, y no creía que su falta de experiencia jugara en su contra. Bolt calificó a la final de los 100 m con marcas de 9,92 s y 9,85 s en la ronda previa y semifinales, respectivamente.

Ya en la final de los 100 m, implantó una estupenda marca de 9,69 s (no oficial de 9,863 s) con un tiempo de reacción de 0,165 s. Había batido su propio récord, y además se colocó muy por delante del segundo puesto Richard Thompson quien acabó con registro de 9,89 s. No era tan sólo una marca sin viento favorable (+0,0 m/s), sino que también sorprendía que había bajado la velocidad en plena carrera para celebrar la victoria antes de llegar a la meta, y con una zapatilla desamarrada. Su entrenador concluyó que, basándose en la velocidad de los primeros 60 m, podría haber finalizado con un tiempo de 9,52 s. De hecho, tras un análisis científico de la carrera por parte de la Universidad de Oslo, los investigadores concluyeron que bien pudo haber rebajado el tiempo a 9,60, ya que considerando factores como la posición de Bolt, aceleración y velocidad con respecto al segundo lugar, la marca podría haber rondado los 9,55±0.04 s, si no hubiese desacelerado.

A pesar del logro, aseveró que no era su objetivo establecer una marca mundial, sino ganar una medalla dorada, la primera de Jamaica en los Juegos. Por otra parte, había mostrado su entusiasmo por la victoria con golpes en el pecho aún antes de llegar a la meta, conducta que algunos interpretaban como chulería. Así opinaba el medallista Kriss Akabussi quien además hizo notar que tales acciones le impidieron un tiempo más rápido.78 También el presidente del COI, Jacques Rogge, reprochó el comportamiento del joven y lo tildó de irrespetuoso. Bolt negó las reprobaciones, ya que no era el propósito de la celebración ofender a alguien, sino que, muy por el contrario, cuando notó que no había nadie a su lado, «simplemente estaba feliz». Lamine Diack, presidente de IAAF, le mostró su apoyo y razonó que la celebración era apropiada dadas las circunstancias de la victoria. El ministro de turismo de Jamaica, Edmund Bartlett, también le defendió con estas palabras: «Debemos tomar en cuenta lo memorable del hecho y permitir que los jóvenes se expresen como lo deseen».

La próxima meta de Bolt era conquistar la medalla de oro en los 200 m, por lo que trataba de emular a Carl Lewis y su doble triunfo de Los Ángeles 1984 en ambas pruebas de velocidad. Michael Johnson, dueño de la marca mundial de la prueba, opinaba que le sería fácil conseguirla, aunque su propio récord absoluto implantado en Atlanta 1996 permanecería intacto.84 Usain superó sin contratiempos las primeras dos rondas del evento, y muestra de ello era que trotaba hacia la meta en ambas oportunidades.85 Tras imponerse en la semifinal, era el favorito para ganar la medalla. Don Quarrie también le elogiaba, y estaba confiado que la marca de Johnson sería superada. El siguiente día se llevó a cabo la final, en la que impuso un nuevo récord mundial y olímpico de 19,30 s. La marca de Johnson cayó a pesar que tenía un viento en contra de 0,9 m/s, y la hazaña le consagró como el primer velocista desde Quarrie en ostentar las marcas mundiales de 100 y 200 m al mismo tiempo, y el primero desde la aparición del cronometraje electrónico. Además, se convirtió en el primer velocista en superar ambos récords en una tan sola edición de los Juegos Olímpicos.

A diferencia de la final de los 100 m, Bolt se enrumbó hacia la línea de meta sin gesticulaciones de ningún tipo, e incluso inclinó el pecho para mejorar el tiempo. Terminada la carrera, la canción de cumpleaños empezó a escucharse en el estadio, ya que a partir de la media noche celebraría su aniversario veintidós.

Dos días después, corrió como el tercer relevo de los 4x100 en el equipo de Jamaica, y ganó su tercera medalla de oro. Junto a sus compañeros Nesta Carter, Michael Frater, y Asafa Powell, implantó otra marca mundial y olímpica de 37,10 s, superando por 3/10 de segundo el anterior récord. Powell, quien era el último relevo, lamentó la pérdida de su marca mundial de los 100 m, pero no mostró ningún resentimiento a su compatriota, ya que remarcó que estaba contento de haber ayudado a que consiguiese su tercera marca absoluta. Después de sus exitosa participación, donó US$50.000 dólares a los niños de la provincia de Sichuan, China, que había sido víctimas del terremoto del 2008.

Los récords fueron elogiados por los comentaristas deportivos, quienes además empezaron a especular acerca de su verdadero potencial que le consagraría como uno de los mejores velocistas de la historia. También recalcaron que su éxito en los Juegos Olímpicos era un nuevo ciclo para el deporte que había sufrido varios escándalos relacionados al uso de drogas en los que estaban involucrados atletas muy reconocidos.

Precisamente, seis años antes había ocurrido el «escándalo BALCO», en el que Tim Montgomery y Justin Gatlin habían sido despojados de sus marcas mundiales de 100 m, así como Marion Jones, que debió retornar sus tres medallas de oro olímpicas. Todos ellos fueron descalificados para la práctica del atletismo. No obstante, el brillante desempeño de Bolt levantó suspicacias entre algunos periodistas, como Víctor Conte; pues la falta de una agencia antidoping independiente en la zona del Caribe hacían surgir dudas.

Tales acusaciones fueron totalmente rechazadas por Glen Mills y Herb Elliot, médico del equipo de Jamaica. Elliot, miembro de la comisión antidoping de la IAAF, respondió a los críticos: «vengan a verificar nuestros programas, verifiquen nuestros exámenes, no tenemos que esconder nada». También Mills se había mostrado protector de la integridad de su pupilo, para el caso, en el periódico Jamaica Gleaner brindó estas palabras: «hacemos exámenes periódicamente, cualquier día, en cualquier parte de su cuerpo...él mismo no gusta de tomar vitaminas».

El mismo Bolt declaró que había sido examinado cuatro veces antes de los Juegos, y que todos los resultados habían sido negativos con respecto al uso de cualquier sustancia prohibida. Además invitó a cualquier autoridad para que lo examinase, y dejó en claro: «trabajamos muy duro y lo hacemos bien, sabemos que estamos libres de culpa».



Después de los Juegos Olímpicos

Terminada la temporada del 2008, compitió en la IAAF Golden League, que inició en Zúrich, Suiza. A pesar de tener el arranque más lento entre los competidores de la prueba de 100 m, logró cruzar la meta en 9,83 s;105 además, el tiempo estaba lejos de su récord mundial y el de la mejor marca de Asafa Powell. Aun así se ubicó entre los quince mejores de la prueba en la historia hasta ese momento.72 Bolt admitió que no se encontraba a plenitud, ya que había tenido gripe, pero se había esmerado en ganar la carrera y acabar la temporada con buena salud. En el Súper Grand Prix de Lausana, implantó su segunda mejor marca en los 200 m con 19,63 s; igualando a Xavier Carter.

Sin embargo, la final de la Golden League de los 100 m, que debía desarrollarse en Bruselas y en la que se encontraba Asafa Powell, era la que atraía la atención del público. Powell se había acercado al récord de Bolt tras parar el reloj en 9,72 s en Lausana, por lo que se reafirmaba como su principal competidor.Era la primera vez que ambos competían desde los Juegos Olímpicos; y la carrera arrojó nuevos récords del evento: Bolt llegó en primer lugar con registro de 9,77 s, mientras Powell se ubicó en el segundo puesto a 0,06 s de su compañero. Con todo, la victoria no fue fácil, ya que había realizado el arranque más lento de los nueve competidores y debió recuperar terreno en medio de un clima frío y con el viento en contra a 0,9 m/s.Los resultados confirmaron el dominio de los jamaicanos en los 100 m, ya que hasta ese momento, nueve de las mejores marcas de la prueba habían sido implantadas por Bolt o Powell.

Cuando retornó a su país, fue ovacionado por el público y recibió la Orden al Servicio Distinguido por parte del Gobierno de Jamaica como reconocimiento a sus logros en los Juegos Olímpicos.Además, fue reconocido como el «Atleta del año» en la rama masculina por la IAAF, y recibió un premio especial por sus proezas en los Juegos Olímpicos.

Por otro lado, dirigió su atención a los eventos por venir, y dejó entrever que podría sobrepasar la marca mundial de los 400 m en el 2010, ya que no habrían eventos de escala mundial ese año.


El campeonato mundial de 2009

El año 2009, inició compitiendo en los 400 m con el objetivo de mejorar su velocidad. Ganó dos carreras, una de ellas en Kigston, en la que registró una marca de 45,54 s.Para el mes de marzo, una velocidad de viento favorable le dio su primer tiempo por debajo de los diez segundos en los 100 m.Para el mes de abril nuevamente se vio involucrado en un accidente de tránsito, en el que sufrió lesiones menores en sus piernas, pero de las que pudo recuperarse tras ser sometido a una cirugía menor. Tras cancelar una carrera en Jamaica, aseveró que se encontraba listo para competir en una carrera urbana de 150 m en la ciudad de Manchester, Inglaterra.Bolt se llevó el triunfo en 14,35 s, la mejor marca de la historia en dicha prueba.

Aunque no se encontraba en plenitud de condiciones, compitió en los 100 y 200 m durante el campeonato nacional de Jamaica, con registros de 9,86 s y 20,25 s, respectivamente. Con esos resultados pudo clasificar al Campeonato Mundial de Berlín. Previo al evento, Tyson Gay había asegurado que el récord de los 100 m se encontraba a su alcance. La declaración fue ignorada por Bolt quien manifestó que estaba más interesado en el retorno de Asafa Powell quien se recuperaba de una lesión.

En la reunión Athletissima de Lausana que tuvo lugar en julio, Bolt corrió los 200 m con un registro de 19,59 s, a pesar de la lluvia y el viento en contra de 0,9 m/s; la marca era la cuarta mejor de todos los tiempos, con una centésima de diferencia del mejor registro de Tyson Gay.

Ya en el campeonato mundial, pasó sin sobresaltos los heats eliminatorios de los 100 m, e implantó la mejor marca para una carrera anterior a la final con registro de 9,89 s. En la final se encontró con Tyson Gay, la primera ocasión que ambos se cruzaban en la temporada, y ganó con un tiempo de 9,58 s, nuevo récord absoluto que le valió su primer título mundial. Gay arribó con un registro de 9,71 s, a 2 centésimas del anterior récord mundial implantado en Pekín por el jamaicano.

Con una diferencia de una décima de segundo con respecto a la anterior marca, el tiempo logrado era el margen más amplio que alguna vez se haya implantado para batir un récord mundial en la prueba desde la utilización del cronómetro digital. También se impuso en los 200 m con otra marca mundial de 19,19 s, 0,11 menos que la anterior, el mayor margen que superaba un récord de los campeonatos mundiales. En esa misma carrera, tres atletas se ubicaron por debajo de los 19,90 s, otra marca del evento. La velocidad de Bolt impresionaba a sus competidores más experimentados; Wallace Spearmon, tercer puesto de la prueba, elogiaba su velocidad, y el ex campeón olímpico Shawn Crawford dijo estas palabras: «Cuando salí a correr...me sentía como si estuviera en un juego de vídeo, él se movía realmente rápido». Bolt señaló que un factor importante en su desempeño en el campeonato mundial era que había mejorado su arranque: los tiempos de reacción en los 100 m (0,146) y los 200 m (0,133), eran más rápidos que las marcas mundiales implantadas en Pekín. Al contrario, junto al equipo jamaicano de los 4x100 m no pudo superar su propio récord mundial de 37,10 s impuesto en Pekín; ya que pararon el reloj en 37,31 s, el cual, no obstante, era un récord del campeonato y el segundo mejor en la historia hasta ese momento.

En el último día del campeonato mundial, el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, posó junto a Bolt en el último día del evento en una sencilla ceremonia junto a un fragmento del Muro de Berlín; y manifestó que el atleta era el ejemplo de «cómo se pueden derribar las barreras que son consideradas insuperables».

Días después que rebajara las marcas mundiales, Mike Powell, plusmarquista del salto de longitud (8,95 m en 1991), declaró que Bolt podría ser el primero en saltar más allá de los 9 m, ya que era una prueba perfecta para su velocidad y altura. Terminada la temporada, la IAAF le designó como el «Atleta del año» en la rama masculina por segundo año consecutivo.


Liga de Diamante 2010

A comienzos del año 2010, Bolt corrió los 200 m con un tiempo de 19,56 s en la ciudad de Kigston, en lo que era la cuarta mejor marca de todos los tiempos; sin embargo, dejó en claro que no deseaba superar ningún récord en lo que restaba de la temporada. En el mes de mayo, continuó con victorias en Daegu, Corea del Sur, en una reunión del IAAF World Challenge, y posteriormente en la primera fecha de la Liga de Diamante en Shanghái, China. En Ostrava, intentó superar la marca de 30,85 s en poder de Michael Johnson por espacio de diez años, en la desconocida carrera de los 300 m. Aparte de no lograr su propósito, también resultó lesionado en el tendón de Aquiles.

Tras superar la lesión, retornó un mes después a la competición, y se llevó el triunfo en los 100 m en Lausana (9,82 s) y en París (9,84 s), donde participaba Asafa Powell. No obstante, sufrió la segunda derrota de su carrera en una final de la prueba en Estocolmo, Suecia; el ganador fue Tyson Gay quien se impuso con un tiempo de 9,97 s. Por su parte, el jamaicano declaró que no había tenido una buena preparación, al contrario de Gay, que estaba en mejor condición física. Era su primera derrota ante el estadounidense en los 100 m, y coincidía en el mismo estadio en el que Powell le había batido dos años antes.


El campeonato mundial de 2011

Para el campeonato mundial de Daegu, Bolt era el indiscutible favorito para la prueba de los 100 m, pero terminó descalificado en la final por una salida en falso. Su compatriota Yohan Blake se llevó el primer lugar de la carrera con un registro de 9,92 s. Para los 200 m, se agenció el primer lugar con un tiempo de 19,40 s, la cuarta mejor marca de todos los tiempos hasta ese momento. Además se hizo acreedor a otra medalla de oro en la carrera de relevos 4x100 con el equipo de Jamaica.


Los Juegos Olímpicos de Londres

En su primera carrera en Europa en el año 2012, en la ciudad de Ostrava, ganó la competición de los 100 m con un tiempo de 10,04 s, a pesar de que en Kingston había iniciado el año con una marca de 9,82 s. Sin embargo, no expresó su preocupación por el resultado, pues, según sus palabras, «no era posible correr rápido todo el tiempo», y también alegó que sus piernas no habían estado muy fuertes y que confiaba en su entrenador para conseguir el objetivo más importante que era ganar los Juegos Olímpicos de Londres.

A finales de mayo, asistió a Roma para la tercera fecha de la Liga de Diamante y ganó los 100 m con el mejor tiempo del año con registro de 9,76 s. Dicha carrera se desarrolló en un clima cálido, muy diferente al de Ostrava. Además reveló que desde que había llegado a Europa no había logrado dormir bien. Posteriormente compitió en Oslo y se impuso con un registro de 9,79 s.

Sin embargo, el 30 de junio se realizó la final de los 100 m en Jamaica como parte de la clasificación a los Juegos Olímpicos de Londres. Bolt acabó en el segundo puesto por detrás de su amigo Yohan Blake, quien implantó una nueva marca del año y el cuarto mejor tiempo de la historia con 9,75 s, y que también terminó con el invicto que había mantenido por casi dos años en la prueba. Dos días después volvió a quedar en el segundo puesto tras Blake en la final de los 200 m, quien se impuso en la recta final. Bolt trató de justificar el resultado a que había trabajado más en la prueba de los 100 m; y además admitió que estaba un poco «débil», pero que tres semanas serían suficientes para estar en forma y defender sus títulos olímpicos. Por su parte, Mills —también entrenador de Blake— opinaba que, aunque estaba fuera de ritmo, su pupilo volvería ser el protagonista de siempre; y días después decidió que el atleta no participase en su próxima carrera en Mónaco con el objetivo de prepararlo adecuadamente para la justa olímpica.

Previo a la competición, en la que fue elegido como el abanderado de Jamaica en la ceremonia de apertura, dejó claro que tanto él como Blake se mantenían entrenando juntos y no por separado como algunos habían rumoreado.

La final de los 100 m de Londres, en la que Bolt participó, ha sido considerada posiblemente como la mejor de todos los tiempos. La carrera involucró a los cuatro velocistas que hasta ese momento ostentaban las mejores marcas de la prueba: Justin Gatlin, Asafa Powell, Yohan Blake y el mismo Bolt; además, siete de los finalistas habían tenido tiempos por debajo de los diez segundos en las semifinales.

Aunque Bolt no tuvo un buen arranque,157 cuando encontró su ritmo se dirigió a la meta sin contratiempos y se llevó su segunda victoria consecutiva en Juegos Olímpicos con un tiempo de 9,63 s, el segundo mejor de la historia y nueva marca olímpica de la prueba. El triunfo tiene como único antecedente a Carl Lewis quien se impuso en Los Ángeles 1984 y Seúl 1988.

También ganó en los 200 m, y se convirtió en el primero en la historia olímpica en repetir tanto en esa prueba como en los 100 m. Lo hizo con un tiempo de 19,32 s y le siguieron Yohan Blake (19,44 s) y Warren Weir (19,84), por lo que Jamaica acaparó el podio. Con todo, él aseveró que no estaba en las «condiciones adecuadas», ya que sentía una molestia en la espalda cuando dejaba la curva. Tras la victoria, se proclamó como una «leyenda» y se equiparó al estadounidense Michael Johnson.El 11 de agosto, como había sucedido en los Juegos de Pekín, cerró con su tercera presea dorada en el relevo 4x100 m, y otro récord mundial y olímpico de 36,84 s, esta vez junto a Nesta Carter, Michael Frater y Yohan Blake. El equipo de Jamaica se convertía en el primero en defender el título desde que Estados Unidos lo hizo en 1976. En septiembre, cerró la temporada con su primer título de la Liga de Diamante en la prueba de los 100 m, y en el mes de noviembre obtuvo el cuarto reconocimiento como «Atleta del año» por parte de la IAAF junto a Allyson Felix.


El campeonato mundial de Moscú

Teniendo como principal evento en el 2013 el campeonato del mundo de Moscú, Usain Bolt inició su pretemporada en el mes de febrero en Jamaica en la reunión de Camperdown Classic, en la que ganó un heat eliminatorio de los 400 m con un tiempo de 46,71 s. También participó en las carreras de relevos Gibson Relays, en un heat de 4x400 m; y añadió a su agenda la asistencia al partido de celebridades que se realizó antes del juego de las estrellas de la NBA, en el que se le consideró como el más distiguido de los invitados.

Otras actividades fuera de su preparación ocuparon su tiempo. En marzo recibió por tercera ocasión del Premio Laureus por su desempeño en el 2012, así como volvió a participar en la carrera urbana de 150 m que tuvo lugar en la playa Copacabana de Río de Janeiro, en la que tomaron parte Daniel Bailey, Bruno de Barros y Alex Quiñonez. El jamaicano ganó con registro de 14,42 s, por lo que no pudo superar su propio récord implantado en Mánchester en el 2009.

Ya en el mes de mayo arrancó su preparación formal para el campeonato mundial en las islas Caimán, con una victoria en los 100 m con registro de 10,09 s, pero en la que tuvo un mal arranque. Después se apuntó para su primera competencia de la Liga de Diamante en la ciudad de Roma en junio, y en esta ocasión mejoró su arranque en los 100 m, aunque no le sirvió de nada al quedar relegado al segundo puesto por detrás de Justin Gatlin quien paró el reloj en 9,94 s, por 9,95 s del jamaicano. En vista de su victoria, Gatlin expresó que había sido un honor imponerse a quien le había provocado inspiración para ser mejor corredor y protagonista en este deporte. Por su parte, y lejos de desmoralizarse, Bolt enfatizó que la derrota había sido previsible, y que su principal objetivo pese a todo era el campeonato del mundo.

Luego se presentó en Oslo en la prueba de los 200 m, y volvió a ocupar los titulares cuando se alzó con la victoria en gran forma y con un nuevo récord de competencia y mejor marca del año de 19,79 s. Sin embargo, la prueba de los 100 m volvería a ocupar su interés para ganarse la clasificación a Moscú; algo que hizo efectivo en las pruebas clasificatorias de Jamaica con una marca de 9,94 s.

Casi al mismo tiempo, en Estados Unidos se desarrollaban las respectivas pruebas clasificatorias, en las que Tyson Gay implantó la mejor marca del año con 9,75 s en los 100 m, que además igualaba el décimo mejor tiempo en la historia de la prueba. Ante dicha hazaña, se esperaba que entre ambos corredores habría una interesante rivalidad en Moscú en los 100 m. Pero la expectación se vino abajo cuando a mediados del mes de julio se dio a conocer que el norteamericano había dado positivo en una prueba antidopaje, por lo que quedó fuera del campeonato mundial. No fue el único, ya que también Asafa Powell falló otro examen. A estas ausencias de los tradicionales rivales de Bolt se sumó la de Yohan Blake, pero en su caso fue por lesión.

La última aparición de Bolt antes del campeonato mundial fue en Londres, nuevamente en el Estadio Olímpico donde había corrido un año antes. En esta oportunidad compitió en los 100 m y ganó con marca de 9,85 s, pero con un arranque que él mismo calificó como «horrible». Pese a todo el público le brindó una cálida bienvenida y antes de correr se presentó a bordo de una especie de cohete que le transportó a lo largo de la pista.

En Moscú, Bolt repitió la actuación del 2009 cuando se alzó con tres medallas doradas. En los 100 m se llevó el triunfo con registro de 9,77 s; en los 200 m alcanzó la marca inédita de tres victorias consecutivas en campeonatos del mundo; y en los 4x100 m contribuyó a la tercera victoria consecutiva de Jamaica. Además, se ubicó como el atleta con más medallas doradas en la historia del evento junto a Carl Lewis, ya que ambos ostentan ocho metales dorados, aunque Bolt le aventaja en la tabla general con dos medallas de plata, por una de Lewis. Al cerrar la temporada, la IAAF le adjudicó por tercera ocasión consecutiva, y quinta en su carrera, el reconocimiento de «Atleta del año» en la rama masculina, mientras que en la rama femenina fue su compatriota Shelly-Ann Fraser-Pryce.


Temporada 2014

En el 2014, no pudo tener una temporada completa ya que las lesiones impidieron su presencia en las reuniones de atletismo. Fue hasta el mes de agosto, y con seis semanas de preparación, que tomó parte del equipo jamaicano de carreras de relevos de los 4x100 m en los Juegos de la Mancomunidad de Glasgow. Junto a Jason Livermore, Kemar Bailey-Cole y Nickel Ashmeade ganó la medalla de oro con nuevo récord de los juegos para los caribeños de 37,58 s, siendo Bolt el último relevo. El triunfo en este evento había sido una tarea pendiente en su carrera. Decidió terminar su temporada ese mismo mes con una carrera de exhibición en Río de Janeiro en los 100 m llevada a cabo en la playa de Copacabana, y otra en Varsovia en los 100 m en pista cubierta, donde implantó una nueva marca de 9,98 s.




Vida privada



Usain Bolt es un aficionado al baile, y su personalidad es usualmente descrita como desenfadada. Sus atletas favoritos incluyen a Herb McKenley y el ex plusmarquista mundial de los 100 y 200 m, Don Quarrie. Otro a quien tiene en alta estima es al estadounidense Michael Johnson. Por otra parte, el deporte que le generó interés por primera vez en su vida fue el criquet, y ha expresado que de no haber sido un atleta se habría desempeñado como un buen lanzador. De hecho, de niño era un fanático del equipo paquistaní de criquet y admiraba a Waqar Younis.183 También es un admirador de los jugadores Sachin Tendulkar, Chris Gayle —quien jugó un partido de beneficencia con Bolt y alabó sus cualidades como lanzador—, y Matthew Hayden.

También ha expresado su pasión por el fútbol y es fanático del Manchester United. Uno de sus jugadores favoritos es el delantero Ruud van Nistelrooy. Del equipo inglés tuvo la oportunidad de conocer a sus jugadores y se dice que dio algún consejo a Cristiano Ronaldo para mejorar su velocidad. Además fue invitado especial para la final de la Liga de Campeones de la UEFA 2010-2011 en Londres, de la que el Manchester era finalista, y expresó su deseo de jugar para el equipo cuando se retirase del atletismo. Además, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, ha expresado: «Hincho por Argentina en fútbol, soy un gran fan del fútbol argentino e hinché por Argentina en el Mundial».

También gusta de la música, y llegó a convertirse en un disk jockey durante un evento en París en el 2010, en el que hizo sonar reggae.




Síguenos en Facebook.

Dale a me gusta y no te pierdas las biografías y curiosidades diarias que se publican en esCuriosity. ¡Muchas gracias!

Ayúdanos a seguir curioseando.

Con vuestros donativos podremos seguir compartiendo biografías y curiosidades. ¡Muchas gracias!


Otras Biografías